kendalljenner / INSTAGRAM

Kendall Jenner tenía un motivo para ser "tan mala" con su hermana Kylie

Y lo ha confesado.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Todo el mundo sabe que entre hermanas puede pasar de todo: podéis ser las mejores amigas o, lo mismo, estar de los pelos día sí y día también. Tanto, como de los pelos, no sabemos; pero que Kendall Jenner (22) y Kylie Jenner (21) no eran, precisamente, uña y carne sí que lo sabemos...

Prueba gráfica.

Ahora, que las aguas parecen estar mansas, Kendall se ha pronunciado al respecto, y ha querido explicar en una entrevista radiofónica por qué era "tan mala" con su hermana pequeña.

Blanco y en botella, ¿qué pasa entre adolescentes (y entre algunos adultos)? La envidia, que es muy mala, y eso, básicamente, era el 'quid' de la cuestión en la actitud de la mayor de las Jenner. Resulta que Kendall estaba celosa por la cantidad de amigos que tenía Kylie: "A veces era tan mala con ellos, solo porque tenían a todos estos amigos, lo estaban pasando bien y yo estaba muy sola tirada en mi cama", ha confesado la modelo, quien encontraba en la música un "refugio de seguridad".

De este modo, era típico que Kylie Jenner y su amiga Jordyn Woods compartieran coche con Kendall y, al poner música esta última, las otras dos les preguntaran qué canciones eran aquellas: "Ella nunca nos lo decía", ha explicado Jordyn, quien también estaba presente en la entrevista. Kendall ha explicado luego cómo "lo único que tenía" era su música, y no estaba dispuesta a que Kylie y su pandi se la quitaran: "Era todo lo que tenía, muchachos, era mi música y os juro que es por eso que sigo tan pegada a la música", confiesa la modelo.

Mírala, con su violín.

Por suerte, Kendall ha explicado que esto solo fue una fase que duró "unos meses", y ahora que ya tiene hasta una sobrina de su hermana, se alegra de "haber superado esto".

No podemos alegrarnos más, y es que los feos entre hermanas bonitos no están; además, como la matriarca Kris Jenner se ha encargado de inculcarle a sus churumbeles: 'klan' unido, jamás será vencido.