katyperry / INSTAGRAM

Katy Perry niega haber sido violada por el Dr. Luke

CUORE.ES -

La cantante Katy Perry (34) se vio recientemente obligada a testificar en el proceso judicial que enfrenta su compañera de profesión y amiga Kesha, contra el productor al que esta última acusa de haberle agredido sexualmente, de haberle proporcionado drogas contra su voluntad y, al mismo tiempo, de haberle sometido a una relación contractual supuestamente abusiva: el controvertido Dr. Luke.

Katy negó rotundamente haber sido violada por Dr. Luke y, por tanto, su versión de los hechos vendría a contradecir un intercambio de mensajes entre Kesha y otra conocida estrella del pop, Lady Gaga, que parecía sugerir esa posibilidad allá por febrero de 2016.

Tanto la presencia de Katy en el juzgado como el contenido de su declaración han sido utilizados por el equipo legal de Dr. Luke  para tratar de desacreditar a Kesha y minar cualquier atisbo de credibilidad en las acusaciones que la cantante ha venido vertiendo contra él desde hace un par de años. 


"La falsa narrativa que Kesha ha creado en torno a su supuesta violación fue generalmente aceptada y eso ha dañado la reputación de Dr. Luke de forma irreparable. En su intento de consolidar esa mentira, Kesha le dijo a Lady Gaga que Dr. Luke había violado a Katy Perry, lo cual no solo es falso sino además indignante", ha asegurado el letrado del artista a la revista People para, a continuación, criticar con dureza a Kesha por su presunto intento de "perpetuar" un bulo de semejante gravedad.

"Katy Perry testificó bajo juramento que Dr. Luke jamás le había violado. Y aun así, Kesha se ha negado a disculparse por ello. En su lugar, ha emitido un comunicado que, otra vez, sugiere de forma irresponsable que Katy Perry había sido violada por Dr. Luke. Parece que Kesha quiere perpetuar esa falsedad", reza otro extracto de la declaración.

Por su parte, los representantes legales de Kesha han aprovechado la coyuntura para acusar a Dr. Luke y a su abogado principal de haber sacado conclusiones poco razonables del testimonio de Katy Perry, todo ello con el objetivo de consumar una retorcida estrategia de manipulación con la que justificar a la desesperada la demanda por difamación que interpusieron contra la vocalista.