GTRES

Para las Kardashian, fama y sexo van de la mano

La 'sex tape' de Kim, ¿te acuerdas?

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

La nueva temporada de 'Keeping Up With the Kardashians' nos está regalando nuevas perlitas de las que nos vemos obligados a hablar sí o sí. La última, un emotivo (y forzado) discurso llevado a cabo por parte de Khloé Kardashian (34) nada más recibir el premio MTV al mejor 'reality show' de la tele estadounidense. Ella no había podido acudir a la ceremonia, y su mami, la todopoderosa Kris Jenner (63), se lo entrega, en manos, en uno de los nuevos capítulos.

Khloé empieza a llorar (o eso parece) mientras mira al galardón (todo muy real, como te puedes imaginar). Pero lo mejor es lo que suelta por su boquita: "Todo esto es tanta presión! Me gustaría dar las gracias a mi señor y salvador, y a Kimberly, por f****r en cámara", dice. ¿Sabes a lo que se refiere? Nada más y nada menos que a la 'sex tape' grabada por su hermana Kim Kardashian (38) junto con su novio de la época, un tal Ray J. La cinta cayó en manos equivocadas y corrió como la pólvora por TODO Hollywood.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Our Sweet 16! Can’t believe Keeping Up With the Kardashians is premiering our 16th season tonight! Be sure to tune into E!

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

La nueva temporada ya está aquí.

 

Kim, quien hasta entonces solo era la mejor amiga de Paris Hilton (38), se hizo un hueco en el podio de las muy famosas de Beverly Hills. Tanto, que ese mismo año (2007) Kim estrenaba junto con su familia, la primera temporada del 'reality show' familiar. Lo que pasó a continuación es historia.

El vídeo de Kim Kardashian ha caído como una bomba en Hollywood (y en el seno de la propia familia), pero la verdad es que Kris, Khloé, Kourtney, Kendall y Kylie solo tienen que dar las gracias al malintencionado que ha decidido difundirlo. Las hizo millonarias y famosas a nivel planetario. Eso sí, a la 'reina del contouring' le va a tocar explicarlo, un día, a sus hijos. Aunque visto lo visto y dada la naturalidad con la que se toman las situaciones más polémicas, a las Kardashian hace falta algo más que una 'sex tape' para sacarles los colores.