ShotbyJuliann / GTRES

Kanye West se tira flores él solito

No le hace falta nadie más.

CUORE.ES -

Desde luego, si todas las entrevistas de Kanye West (42) acaban por seguir la misma línea que la conversación de dos horas que ha mantenido con Zane Lowe para la emisora Apple Beats 1, se puede esperar que en los próximos días regale a sus fans algunas de esas 'perlas' de sabiduría o frases lapidarias que suelen revolucionar las redes sociales.

Por el momento, ya se ha proclamado el 'artista humano' más relevante de la historia y se ha burlado abiertamente de quienes le criticaron por lucir el año pasado una de las gorras con el eslogan 'Make America Great Again' que ha popularizado el presidente de los Estados Unidos Donald Trump.

"Ponme un ejemplo de alguien que haya dicho lo que no era políticamente correcto en el clima cultural imperante... Ponme un ejemplo de alguien que haya dicho todo lo que se supone que no deberíamos de decir. Todo eso que no queréis decir, ¿verdad, liberales? Y ahora soy el artista más grande de todos los tiempos, no cabe duda, nadie puede rebatirlo. Llegados a este punto nadie lo puede negar. Es un hecho", ha afirmado. "Y resulta que a los liberales les encanta el arte, así que el hecho de que el artista más grande de la historia de la humanidad se pusiera una gorra roja fue una especie de broma de Dios a todos ellos".

Por si alguien lo dudaba, Kanye ha confirmado que no ha renunciado a sus planes de ocupar algún día la Casa Blanca: "Llegará una época en que sea presidente de los Estados Unidos", ha prometido, añadiendo que recordará claramente quiénes le comprendieron y apoyaron en su momento.

Sin embargo, no todo han sido declaraciones de grandeza a lo largo de la entrevista. Kanye también ha querido mostrar su lado más vulnerable al hablar de sus problemas de adicción al porno, que comenzaron cuando con tan solo cinco años encontró un ejemplar de la revista Playboy de su padre, y la adicción al sexo que a punto estuvo de destruirle tras el fallecimiento de su madre Donda en 2007.

"Si le preguntas a alguien que ha sufrido una adicción a las drogas si todavía es un adicto, te dirá que sí. En realidad, lo único que hace es tratar de mitigarlo. Con la ayuda de Dios, yo he sido capaz de superar esas cosas que antes me controlaban por completo", ha explicado.