GTRES

¡Por Dios! Por fin sabemos por qué Kanye West se la lió a Taylor Swift en aquellos VMAs

Tiene una explicación del otro mundo, como no podía dejar de ser.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Kanye, Kanye. Qué manía con lo de echar balones fuera todo el rato. A ver, entendemos y respetamos tu fe, pero lo que hace uno, sobre todo las cosillas menos correctas, hay que asumirlo con la mayor de las humildades. Y aquella noche que te subiste al escenario de los VMAs para decirle a Taylor Swift que no se merecía el premio no ha estado nada bien. Por muy buenas intenciones que tuvieses.

A ver, seamos objetivos. Lo que Kanye West (43) acaba de hacer es histórico: ha reconocido por primera vez que a lo mejor lo de Taylor no fue la mejor de sus acciones. Pero ojo porque según el propio hay una explicación para lo sucedido. La ha destapado estos días durante una entrevista grabada para el podcast de Nick Cannon, un rapero que es muy colega de Kanye. Sí, el de Mariah Carey.

Y esto es lo que ha dicho el músico: "Si Dios no quisiese que yo me subiera al escenario aquella noche para decir que Beyoncé tenía el mejor vídeo, no me hubiese sentado en primera fila". El marido de Kim Kardashian ha tenido la actitud que ha tenido porque Dios quería que así fuera. ¡Y punto!  

Vamos que si vas al cine, a un concierto o a lo que sea y te toca estar delante, lo mismo es que hay un plan divino para ti. Eso o has pagado el doble que los demás solo para ver a tu artista preferido de cerca, ¿no? Kanye cree que quien distribuye los lugares en los espectáculos es una entidad divina y no seremos nosotros quienes se atrevan a decirle lo contrario.

Que no, que es bromi... Entendemos perfectamente lo que ha querido explicar el rapero. Y es que nos acordamos de aquella noche como si hubiese sido ayer. 

Estábamos en 2009, a Taylor Swift le iba mejor que nunca. Era la responsable por que el country-pop volviese a estar de moda y no había revista de moda que no hablase de sus looks, una especie de 'preppy' con toques bohemios. En los MTV MVAs de ese año, la de Pensilvania arrasó pero a Kanye se le ocurrió estropearle la noche. Lo hizo subiéndose al escenario para decir delante de las cámaras que el premio al mejor videoclip debería ir para Beyoncé, que ese año había sacado 'Single Ladies'. Kim Kardashian estaba presente, pero no intervino. Kanye jamás pidió disculpas por lo sucedido.