Felipe Ramales / SplashNews.com / GTRES

Kanye West y Kim Kardashian: de las discusiones a las vacaciones

O eso es lo que sospechamos.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Después de la tormenta (casi) siempre llega la calma, y puede que eso sea lo que le está pasando a Kanye West (43) ¿Por qué te lo decimos? Pues mira, los paparazzi estadounidenses lo han pillado subiéndose a un jet privado junto con uno de sus niños. Es más, se dice incluso que Kim Kardashian (39) podría estar también en dicho avión, o lo que es lo mismo, que la familia se ha ido de vacas. ¿Cómo te quedas?

Kanye lleva tiempo envuelto en polémica. Con un trastorno bipolar diagnosticado y muy reacio a tomarse la medicación indicada para este tipo de patologías, el músico ha estado protagonizando una serie de tuits y comportamientos un tanto alocados. Se metió con la matriarca del clan, anunció el divorcio y hasta amenazó con contar cositas feas de la familia Kardashian. Un cuadrito.

Aunque puede que la cosa se haya tranquilizado. Lo decimos por lo que cuenta el tablóide británico Daily Mail, que saca a lucir unas imágenes en las que se ve perfectamente al rapero subirse al avión con uno de los cuatro peques, Saint. Esto en un aeropuerto en Cody, en el estado de Wyoming.

Y aunque no está confirmado que Kim también estuviese en dicho avión con los otros tres niños, una fuente asegura que el vuelo procedía de Los Ángeles y que la reina del 'contouring' venía a por Kanye y Saint.

No se sabe a dónde irían, pero dadas las fechas lo más probable es que se trate del inicio de unas merecidas (y necesarias) vacaciones para el futuro candidato a la presidencia de Estados Unidos.

Kim estuvo hace días en el rancho de Kanye, en Wyoming. La pillaron llorando en un coche tras una fuerte discusión con Kanye, pero puede que hayan vuelto a entenderse. Eso sí, si están de vacaciones y teniendo en cuenta el 'life style' de los Kardashian-West, lo más probable es que dentro de poco se dejen ver al solete en alguna playa paradisíaca de la vida, ¿no crees?

A lo largo de las últimas semanas KimKar ha estado centrada en pedir respeto a los medios de comunicación, en el bienestar de sus hijos, en los nuevos lanzamientos de su línea de fajas Skims y en sus labores de influencer. 

Se ha dicho que la pareja lleva un año viviendo en casas separadas, él en Wyoming y ella, en Los Ángeles, aunque a Kim la estamos viendo siendo muy comprensiva con el trastorno de su marido. Con el tiempo veremos si hay ruptura o final feliz.