Jackson Lee / GTRES

Cinco señales de que Justin Bieber y Hailey Baldwin van a romper

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

En toda relación hay riesgo de ruptura pero si eres Justin Bieber (24) o Hailey Baldwin, más. Desde que retomaron su relación les hemos visto muy acaramelados pero a su vez un poco raros (y más con el ingreso de Selena Gomez en un psiquiátrico). Por esto mismo tenemos muchas razones para pensar que a estos les quedan dos telediarios juntos. ¡Ahí van!

Ya no se les ve tanto juntos: 

Quién les ha visto y quién les ve. ¿Dónde han quedado esas fotos comiéndose a besos por los rincones? Ahora como mucho aparecen por ahí dándose la manita y ni eso. Donde más se les ve últimamente es dentro de un coche y con cara de preocupación... 

 

Justin todavía piensa en Selena Gomez: 

Y esto es una verdad como un castillo. Aunque no sea en plan amoroso, a Justin no se le va de la cabeza la idea de que Selena está mal por él. Sabe que no ha hecho las cosas bien y en el fondo se siente mal, más ahora que la cantante está de nuevo ingresada en un hospital psiquiátrico tras la crisis mental que sufrió. Además, fue su amor de adolescencia y eso difícil se olvida. 

Hailey está demasiado enamorada de él: 

Y diréis, ¡pero si eso es bueno! Claro que sí, pero en su justa medida. Y es que todo apunta a que ella da el doble que él en esta relación y está muy muy pillada por el principito del pop. Recordemos que ella ha sido siempre muy fan y llegar a casarte con tu ídolo tiene que ser el top más top de la vida. 

Y es que claro, ver tan pendiente a Justin de Selena puede hacer que Hailey se canse de esta situación... 

Su relación está afectando a su salud mental: 

El ritmo que llevan muy sano no es. Ella misma lo contó en una entrevista: "Durante el año pasado, me prestaron más atención de la que nunca en mi vida. Incluso antes del compromiso. Es fácil no pensar en tu salud mental o en tu salud física porque sigues empujando, empujando, empujando. Antes de este año, no  hice balance de nada". Y además, contó que se refugia en la iglesia, en el boxeo y en su familia para mantenerse a raya. 

Están casados pero no oficialmente: 

Por lo que la ventana sigue abierta y en cualquier momento pueden echar a volar (y más ahora que piensan comprarse la casa donde Demi Lovato sufrió la sobredosis). Varios medios aseguran que se casaron de forma civil en Nueva York pero no de la forma oficial con familia y amigos y esto, como lo retrasen mucho más, puede que no lo hagan nunca y la cosa se quede así (o peor). 

¿Conseguirán superar las adversidades y llegar a finde año? Abrimos debate: