jorgemchef5 / INSTAGRAM

Jorge de 'MasterChef' no está invitado a su boda, o eso parece

Problema de agendas y de comunicación: 'churri' tenemos que hablar.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

En la historia de Miri y Jorge, exconcursantes de MásterChef, hay algo indiscutible, había fuego (fogones), pasión y amor entre ellos. Lo hubo durante mucho tiempo y parece ser que lo sigue habiendo a día de hoy pese a los baches que ha sufrido la relación. A día de hoy la llama parece que está recuperando su fuerza, o no. Los comentarios de los protagonistas nos desconciertan, son contrarios y estamos hechos un lío. Miri dice que podría haber boda pero por otro lado Jorge ha dicho que de eso nada ¿a qué están jugando?

Durante la presentación del libro 'Las recetas de Miri' ella misma afirmó: 'Yo creo que me voy a casar con Jorge, ahora estamos en un momento de mucha evolución, los dos tenemos mucho trabajo'. Pero después de ver la reacción del cocinero, en directo, en el programa 'Viva la vida' no podemos entender qué está pasando ¿está Miri a punto de pedirle la mano a su chico? ¿Se lo inventó con el fin de que se hablara de su relación en los medios? ¿Jorge ha rechazado la proposición? Desde luego, la exconcursante del programa de cocina parecía contar esta nueva ilusión con entusiasmo 'he vivido la historia de amor más bonita de mi vida y no se va a acabar nunca', decía.

Puede que a Brazález no le haya sentado muy bien enterarse por la tele de las ideas que llevaba su 'churri' o tal vez todavía no se ve preparado para soltar el 'sí quiero'. Lo que está claro es que tan pronto como ha tenido a su disposición las cámaras ha aprovechado para recalcar y aclarar que: ni boda ni bodo a la vista, de momento las cosas se van a quedar como están. Emma, la presentadora del programa, ha sido la encargada de preguntarle por este tema y el colaborador se ha limitado a decir 'no me caso, ni nada, yo venía a hacer chipirones [...]. Esto me ha dejado un poco desubicado'.

El isleño ha aprovechado para mandar una reflexión a Miri, no es que no quiera hablar del tema sino que prefiere hacerlo con más 'tacto'. Sus agendas ahora están un poco cruzadas y no disponen de demasiado tiempo para ellos, así que tendremos que esperar a que se pongan de acuerdo y decidan si se quieren casar o no para empezar a hacernos ilusiones con las campanas de boda. Otra cosa no, pero estamos 'deseandito' saber cuál será el menú, seguro que los invitados comerán de maravilla.