Johnny Depp y sus confesiones peligrosas sobre su hija y la marihuana

Cuando Lily Rose tenía 13 años. 

CUORE.ES -

El primer encuentro de Johnny Depp (57) con su exmujer Amber Heard en los juzgados de Londres por la demanda por difamación que él ha interpuesto contra el periódico The Sun, se ha saldado con un sinfín de acusaciones cruzadas y la salida a la luz de varios episodios desconocidos, tanto de los años que pasaron casados como de sus respectivas vidas privadas.

Uno de los más impactantes incluye a la hija mayor que el actor tiene con su ex Vanessa Paradis, a quien ha confesado que suministró marihuana "de buena calidad" mientras era interrogado por el abogado del tabloide británico, al que ha llevado ante la justicia por un artículo de 2018 en el que se le presentaba como 'un maltratador'.

Según su declaración, recogida por el periódico Evening Standard, la joven Lily-Rose, que por aquel entonces tenía 13 años, le confesó que le habían ofrecido un cigarrillo de marihuana durante una fiesta y no había sabido muy bien cómo rechazarlo.: "Le dije: 'Mira, cariño, si estás en una fiesta y alguien te da un porro, cógelo y pásaselo a la siguiente persona. Por favor, no experimentes nunca con drogas junto a personas que no conoces'", ha desvelado el actor frente al juez.

Deep también aprovechó esa ocasión para pedirle por favor a su hija que, si alguna vez sentía curiosidad y decidía probar la marihuana, le 'hiciera el honor' de recurrir a él. "No quiero que tu primera experiencia sea con gente que no conoces, tomando una sustancia que no sabes realmente lo que es y en la que no puedes confiar", le habría explicado a su primogénita.

En opinión de la estrella de Hollywood, en aquella ocasión se comportó como un padre responsable que velaba por la seguridad de su hija y trataba de establecer además un diálogo sincero, en el que Lily sintiera que podía recurrir a él en cualquier circunstancia: "Quiero que confíe en mí", ha resumido. "Si ella dice que está preparada, entonces está preparada. Quería asegurarme de que las circunstancias fueran perfectas, dignas de una familia modelo, con el congelador abastecido de helado y la nevera llena, para crear un ambiente en el que la experiencia pudiera resultar lo más placentera posible".

En el primer día del juicio, tanto Johnny Depp como Amber Heard se han mantenido fieles a los testimonios que han repetido hasta la saciedad desde su divorcio en 2017. El intérprete, que también ha presentado una querella por difamación contra su ex en Estados Unidos, está convencido de que la actriz apareció en su vida solo para destruirla y arrebatarle cualquier cosa de valor, y ella le describe como un adicto a las drogas con una personalidad violenta, celosa y explosiva que la agredió físicamente en multitud de ocasiones.