Victor J Blanco / GTRES

Jaime Lorente y su 'hartura' con la gente: también ha sufrido 'la pesadilla' de la fama

Así lo ha confesado.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Hace unos meses era Miguel Herrán (24) quien confesaba que no había llevado nada de bien esto de la fama después de que 'La casa de papel', serie en la que actua, se convirtiese en un auténtico fenómeno mundial. Ahora ha sido su compi, Jaime Lorente (28) quien también se ha abierto para contar que no llevó nada bien eso de ser archiconocido de la noche a la mañana

En una entrevista para ICON el actor empieza diciendo que ahora por el hecho de llevar mascarilla se siente más 'seguro' ya que tener parte de la cara tapada hace que pueda ser un pelín más anónimo. "Por mucho que me cubra, la gente me reconoce. Es cierto que llevar gran parte de la cara tapada da un respiro pero aún así me paran".

La situación provocada por la crisis del coronavirus le ha permitido parar su vida (sometida a un gran estres) y plantearse cosas que hasta entonces no le había dado tiempo ni si quiera a pensar. "Me he enfrentado conmigo mismo de muchas maneras y he sufrido porque no era feliz. Ahora sé que no quiero volver a mi normalidad de antes. Llevaba años sin parar de trabajar y cuando he parado me han encerrado en casa. No sabía dónde meterme. Durante el confinamiento no he echado de menos el trabajo, he echado de menos lo que dejé de hacer por estar trabajando demasiado, como bajar más a Murcia a ver a la familia y estar con los amigos, momentos míos que me permitían vivir un poco. Me di cuenta de que no tenía 'hobbies', no sabía ni qué me gustaba. Creo que es importante vivir más el presente y disfrutar de cosas que antes dábamos por sentadas", se sincera. 

Jaime Lorente no encuentra la fama atractiva ya que ha sufrido mucho al no poderse sentir 'uno más' y no hacer cosas que haría si no fuese tan conocido. "Tengo compañeros que están felices con ella, pero no es mi caso. Con el éxito de 'La casa de papel' mi vida dio un giro de 180 grados y fue el caos. Todo pasó en muy poco tiempo y nadie te enseña a llevarlo".

"Al final se trata de respetarse a uno mismo. Me ha costado mucho porque antes era incapaz de negarme cuando me paraban por la calle o en un restaurante para que me hiciera una foto. Pero he aprendido a hacerlo porque cuando decía que sí sufría muchísimo. Una simple foto me tenía media hora amargado. Entiendo que estoy en el salón de la casa de muchísima gente, incluso en la cama, y resulto muy familiar, pero si yo no me creo mi burbuja no sobrevivo a esto", confiesa.

Otra de las cosas que Jaime Lorente no ha llevado demasiado bien ha sido Instagram y como ha ido creciendo en seguidores hasta tener 15 millones convirtiéndose en el español más siguido. "Se me criticó mucho pero yo me sentía así. Recibía muchos mensajes privados y al principio contestaba todo, hasta que cada vez me llegaban más de gente desnuda y tocándose. Es que yo no tengo por qué ver eso… Vamos de que queremos cambiar las cosas y de que queremos respeto, ¿y esto nos parece bonito? Tampoco tengo por qué recibir el comentario del colega diciendo ‘qué suerte tienes’. Ya no miro los mensajes porque me cabreaba muchísimo".