Felipe Ramales / GTRES

Ser rico nivel: que te cante Katy Perry en tu cumple (el de Isla Fisher)

Lo malo es que no te la puedes llevar a casa.

CUORE.ES -

Han pasado ya años desde que la actriz Isla Fisher, que además es mujer del cómico Sacha Baron Cohen, cumpliera sus primeros 40 años de vida y reuniera a un sinfín de amigos y familiares en la fiesta con la que quiso conmemorar semejante edad. Sin embargo, hasta ahora la intérprete no se había animado a ofrecer demasiados detalles sobre una fiesta tan especial y, especialmente, sobre el inesperado regalo que su marido le tenía preparado para cerrar la celebración por todo lo alto: una actuación sorpresa de Katy Perry (34).

"Cuando cumplí los cuarenta... Bueno, me estaba maquillando en casa para ir a la fiesta y Sacha se acercó un momento a ver cómo iba. Vio que en la mesita tenía unas pestañas postizas de la marca de Katy Perry y me dijo: 'Ah, te encanta Katy Perry, ¿verdad?' Me extrañó bastante el comentario y le dije: 'Claro, ya lo sabes', pero no le di mayor importancia", ha empezado a relatar Isla a su paso por el programa 'The Talk'.

La repentina aparición de Katy en el escenario del local que habían reservado para la fiesta se produjo en las últimas horas de la noche, cuando Isla, su madre y otros seres queridos se encontraban literalmente "borrachos". Eso explica que a la artista le costara bastante asimilar que la persona que se disponía a cantarle el 'cumpleaños feliz', así como parte de sus grandes éxitos, era nada menos que uno de sus principales ídolos.

"Estábamos ya en la pista de baile, muy borrachos todos y, en mi caso, bailando con mi madre y sus amigas. Y de repente veo un micrófono de diamantes en el escenario y una mano agarrando la base. ¡Y esa mano era la de Katy Perry! No la pagaron por actuar, simplemente se prestó a hacerlo... No me lo podía creer, fue tan dulce y tan maravillosa que casi me hago pis encima. Fue genial, cantó todos sus éxitos", ha contado orgullosa.

Tan concurrida fiesta contrasta radicalmente con su último cumpleaños, ya que como se ha encargado de explicar ella misma ese domingo 'solo' pudo congregar a unos 30 amigos para disfrutar de una tranquila tarde de juegos de mesa. "Estuvimos jugando al Pictionary, al Trivial, a las adivinanzas y otras cosas por el estilo. Y es curioso, porque mi marido, que no está muy al día de la cultura popular, acabó ganando y se llevó a casa el trofeo que había comprado yo para el vencedor. ¡Era mi cumpleaños y ganó él!", ha bromeado en la misma conversación.