Ana Cian / GTRES

Irina Shayk y MAS se reencuentran

(Y se cuenta cosas al oído).

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Miguel Ángel Silvestre (37) está teniendo una época un poco triste, su papá falleció hace muy poquito y por lo que hemos podido ver estaban muy unidos. El actor se encontraba en México, lejos de él. En la ceremonia de despedida no le faltó apoyo de amigos y familiares, sus compañeros se han mostrado fieles para lo bueno y para lo malo.

Aunque la pérdida es muy reciente, el actor no ha dejado su trabajo de lado, ha seguido con su agenda tan pronto como ha podido, eso sí, siempre rodeado de grandes amigos que le muestran todo su apoyo. Una de las últimas personas con la que se ha reencontrado ha sido Irina Shayk (33).

La modelo y el protagonista de 'Sense 8' han coincidido recientemente en la inauguración de una nueva tienda de Porcelanosa en Castellón, la ciudad natal de él. Estaban muy bien acompañados también asistieron al evento Nieves Álvarez y Silvia Jato.

Posado de los artistas invitados en el photocall. | Ana Cian / GTRES

Sin duda el momento más tierno de todos fue el reencuentro entre Irina y Miguel Ángel Silvestre, a pesar de que probablemente llevaban un tiempo sin verse, denotan un feeling y unas miradas llenas de palabras mudas que, acabaron diciéndose al oído, 'así, bajito' para que nadie más en la sala se enterara de lo que tramaban.

Ambos actores hablando 'así bajito'. | Ana Cian / GTRES

MAS se mostró alegre y tranquilo demostrando una gran profesionalidad teniendo en cuenta que, como ya hemos dicho, no está pasando uno de sus mejores momentos. Entendemos que la buena compañía tuvo algo que ver, no todos los días uno se encuentra con Irina Shayk en el trabajo ¿no?

Lo único que no nos gustó del evento es que no podemos saber de qué se dijeron al oído Irina Shayk y el actor, lo que sí que sabemos es que estuvieron hablando un buen rato y que al final, la modelo le sacó una gran sonrisa a MAS, nos reconforta saber que tiene buenos amigos que le alegran este momento.

Ambos sonríen tras mantener una conversación secreta con susurros al oído. | Ana Cian / GTRES