Jordan Strauss / GTRES

Irina Shayk y Bradley Cooper: reencuentro 'exprés' en Ibiza

Ni 'Fast and Furious'.

ANA EGEA LÓPEZ | CUORE.ES -

Ni el reencuentro de 'Operación Triunfo 2017' había sido tan esperado como el de Irina Shayk (33) y Bradley Cooper (44). La pena es que pese a las ganas que teníamos los fans, el 'face to face' del actor con la modelo ni un minuto ha durado. Peor, ni un 'hola, qué tal' ha habido. Vamos, que se han marcado un 'Mec Mec'.

¿Y por qué ha pasado? Parece que Irina se encontraba en Ibiza con su hija Lea de vacaciones y se encontró con su expareja en el aeropuerto de la isla para entregarle la niña. Ya sabes, eso que hacen los padres separados de a pie: quedar en el parque. Ellos, los famosos, los hacen en los aeropuertos justo antes de subirse a sus jets privados. Volviendo al tema, tras varios días con su madre, a la pequeña Lea le tocaba pasar vacaciones con papi y así ha sido. Fríos, distantes y sin mediar palabra, la que fuera una de las parejas más perfectas del 'star system' se montó, cada uno por su lado, en sus respectivos aviones privados poniendo rumbo a Los Ángeles. Bradley y su hija, mientras que Irina viajaría en solitario hacia Milán

¿Y quién venía en el avión con Bradley? El actor aterrizó en Ibiza en un jet privado junto a su gran amigo Sean Penn. Sean venía con su novia y daba la sensación que se iban todos de viaje. La entrega de la niña se produjo en la más estricta intimidad, dentro del avión.

A Irina le tocó despedirse de su pequeña tras más de 15 días navegando por la isla en un barco privado junto a su madre, Olga Shaykhlislamova. Irina y su progenitora están más unidas que nunca, algo normal teniendo en cuenta que la rusa acaba tiene una hija y acaba de salir de una separación dolorosa. Como una madre, ¡no hay nada!

GSLV / GTRES

¡'Booty' al agua, patos!

Tras la finalización de todo el papeleo que conlleva el proceso de la separación, el tema por la custodia de la hija que tienen en común fue uno de los grandes dilemas de la modelo y del actor, quienes tras varios encuentros para hablar de la situación decidieron compartir la custodia para disfrutar lo máximo posible de Lea.

"No hay ningún tipo de drama, Irina viaja mucho y está feliz de que Cooper quiera compartir la custodia", comentaban fuentes cercanas a la modelo tras salir a la luz la decisión. Y es que si algo quisieron Irina y Bradley fue acabar lo mejor posible para no influir en la estabilidad y felicidad de su hija de 2 años.

Atrás quedan los años de felicidad de la pareja y los momentazos que ambos nos regalaron la noche de los Oscar, ¿'remember'?