Irene Junquera / INSTAGRAM

Irene Junquera, muy sincera: tiene un tumor

La periodista habla de su estado de salud.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Hace solo unas semanas que Irene Junquera salió de 'Gran Hermano Vip', fue la quinta expulsada y su paso por la casa de Guadalix parece que resultó de todo menos agradable. En una entrevista para 'Lecturas' la periodista se ha abierto para contar por qué se comportó así durante el programa, sus traumas infantiles y lo más duro, su grave problema de salud. 

Al parecer Irene Junquera tiene un tumor en la cabeza y esta dolencia le obligará a estar medicándose durante el resto de su vida: "Tengo un tumor benigno en la cabeza y me tengo que medicar para siempre", explicaba para el citado medio. La periodista ha contado que cuando tenía ocho años sufrió un accidente en una atracción que hizo que tuviera que llevar un corsé durante dos años mientras estaba en observación porque no le podían operar. Con diez le operaron y el postoperatorio con su recuperación le mantuvo inmovilizada en la cama durante tres meses: "Estuve dos años de rehabilitación hasta que pude andar".

En cuanto a su paso por la casa, Irene Junquera no lo recuerda como una experiencia apetecible aunque confiesa que para nada entró para llenar su cuenta bancaria: “Era una manera de vivir algo intenso. No entré por dinero”.

Algo que le chocó cuando salió de la casa fueron los rumores que afirmaban que sentía cierta atracción sentimental por Alba Carrillo y que eso explicaría su actitud sumisa ante la modelo. "Me pareció surrealista. Si fuera lesbiana, lo sería. Podría ser bisexual y no etiquetarme, pero nunca me ha pasado. Soy muy heterosexual", confiesa.

Lo que peor ha llevado de su experiencia en 'Gran Hermano Vip' es que su familia sufriese por verla mal. Además, su paso por la casa de Guadalix le ha llevado a descubrir que tiene un trauma y que por eso no soportaba las tensiones que había día tras día. Al parecer de pequeña presenció varias discusiones por parte de sus padres que, aunque no fueron graves, han provocado que no le guste nada vivir ciertos conflictos.