Victoria Jones / GTRES

El hermanastro de Meghan Markle protagoniza un robo al palacio de Buckingham para una campaña de publicidad

Familia, no hay más que una... y menos mal.

MONICA HERAS | CUORE.ES -

A Meghan Markle (38) le crecen los enanos y si no tuviera ya suficiente con agradar a los ingleses, se las tiene que ver con su propia familia y la cantidad de problemas que le dan. Desde que se hiciera pública su relación con Príncipe Harry (35), su padre, Thomas Markle, ha  querido una tajada del pastel real y junto con él, toda la familia política, quienes no han dudado ni un por un momento en explotar el nombre de la duquesa al máximo, dejando sus escrúpulos a un lado. Esta vez le ha tocado a su hermanastro, que protagoniza un anuncio de cerveza en el que se comete un robo al mismísimo palacio de Buckingham.

En el anuncio aparece Thomas Markle Jr. en un supuesto palacio de Buckingham intentando robar las joyas de la corona, y ya de paso se lleva un pack de cerveza 'Classic New York Beer'. Cuando está a punto de lograrlo los guardias lo pillan y le piden que suelte todo lo que lleva, ante lo cual  él les replica: “Prefiero morir antes que renunciar a mi cerveza” y tira las joyas. Una vez en el coche una actriz con un sospechoso a la duquesa le pregunta: “¿Conseguiste la corona?”, a lo que él responde, “No, conseguí algo mejor” (sí, así nos hemos quedado también). Por el momento no hay una fecha de emisión, pero seguro que en palacio la noticia no ha sentado del todo bien.

via GIPHY

¡Qué chungos! El anuncio además de ser malísimo tiene muy poco gusto y está hecho para tocar un poquito las narices, como viene siendo costumbre entre los Markle. Tanto les gusta dar por saco, que el hijo de este hermanastro ha participado en un 'reality' de la MTV y comercializa con una cepa de mariguana a la cual le ha puesto el nombre de 'Meghan Sparkles' en honor de su tita. Mientras que la hermanastra es muy fan de dar entrevistas y ponerla a caldo.

La relación de Meghan con su padre es tremenda, o mejor dicho inexistente. No fue invitado a la boda real y no para de largar de su hija (y mal) cada que se le presenta la oportunidad. De hecho mucho tiene que ver con las demandas que los duques de Sussex han puesto a la prensa británica, que llegaron tras la publicación de una carta que le escribió Meghan y que, según parece, él mismo habría hecho llegar a los periódicos.