kilmax / GTRES

Georgina Rodríguez, en modo profe de religión

Quiere que todos seamos buenos.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Que Georgina Rodríguez (24) se enfrenta a los 'haters' cada vez que la ponen de vuelta y media ya lo sabíamos. Sin embargo, lo que nos ha dejado un poco sorprendidos es que la modelo y novia de Cristiano Ronaldo (33) se haya aventurado (y nunca mejor dicho) a darnos una lección de religión católica vía Instagram. Debe ser porque, como bien se dice, los caminos del señor son misteriosos y si hasta el Papa tiene Twitter, pues Georgina se lanza a Instagram.

No sabemos muy bien qué motivo la habrá impulsado a compartir con sus más de siete millones de seguidores en dicha red social los diez mandamientos, pero el caso es que lo ha hecho. Ni corta ni perezosa, Georgina no solo los ha enumerado sino que también nos ha dicho dónde podemos encontrarnos en la Biblia. Y oye, mira, un poquito de cultura nunca viene mal, ¿o qué?

Pero repetimos, no sabemos muy bien si esto tiene que ver con los comentarios ofensivos que recibe a diario a través de Internet o simplemente ha querido hacernos partícipes de su fe. Recordemos que la llegada de Georgina a Italia no fue muy bien recibida por la prensa de dicho país quien la comparó con Kim Kardashian (37), aunque dejando claro que la primera tenía menos curvas. Anda que...

INSTAGRAM

Sea como fuere, lo cierto es que Georgina no puede estar más feliz de la vida. No nos extraña. Ya instalada en Italia, donde Cristiano está jugando para la Juventus, sus viajes a Milán son constantes y parece haberse adaptado a las mil maravillas a la 'dolce vita'. Además, y para hacer más redonda la jugada, la modelo acaba de hacer su debut en la alfombra roja del Festival de Cine de Venecia.

Una aparición que pilló a todos un poco por sorpresa. ¿Qué hacía Georgina en Venecia? Pues ser la imagen de la firma de vestidos Twinset. La misma que, por cierto, ha vestido a una de las hermanas de Chiara Ferragni para su boda con Fedez. Si es que en el famoseo todo y todos están relacionados. ¡Qué cosas!