INSTAGRAM

La foto de Laura Escanes con la que Risto Mejide se derrite

Normal.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Muchos fueron los que dudaron (y mucho) de la relación amorosa entre Laura Escanes (23) y Risto Mejide (44). Sus inicios no fueron fáciles, por lo menos de puertas para afuera, ya que la diferencia de edad entre ellos hizo que los rumores sobre crisis, rupturas y demás fuesen una constante. Sin embargo, ellos pasaron de todo y se dedicaron a disfrutar el uno del otro #toelrrato. Sabia decisión.

Tanto es así, que lo suyo terminó en boda y ahora ya están en casa disfrutando de la que es su primera hija en común. Roma, que así se llama la pequeña, está haciendo las delicias de sus orgullosos papás y estos no pueden más que rendirse ante ella. Cuando no se ha cumplido ni un mes desde que le diesen la bienvenida, tanto Laura como Risto han querido compartir con nosotros algunos momento de su esta nueva y gratificante etapa de sus vidas

Porque aunque en un primer momento dijeron que no compartirían demasiados detalles vía online para centrarse en Roma, lo cierto es que no pueden parar de presumir de la pequeña. Normal. Además, Laura se siente muy agradecida por todo el apoyo recibido de sus fans durante todo el embarazo y ahora no descuida su faceta de influencer manteniéndonos al tanto, de manera más o menos regular, de su vida como mamá a través de Instagram. 

Y mira, la verdad es que nosotros también nos derretimos con imágenes como la que subió recientemente Risto Mejide a su perfil en dicha red social. Porque aunque el publicista va de duro y de jurado feroz en 'Got Talent', luego es mirar a su mujer y a su hija y se derrite, como bien dice él mismo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No me mires así, que me derrito.

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

Una instantánea que nos parece una auténtica maravilla y que nos demuestra que Laura está radiante y feliz. ¡No es para menos! Eso sí, nos encantaría verle la carita a Roma. Pero bueno, ellos mismos ya dijeron que no la expondrían públicamente hasta que ella pudiese decidir si quiere o no. Habrá que esperar. Y sí, habrá que esperar mucho.