GTRES

Elisabeth Moss habla (entre risas) de su supuesto compromiso con Tom Cruise

Desmontando rumores. 

CUORE.ES -

Hace meses ciertos medios se hicieron eco del supuesto idilio que Elisabeth Moss había iniciado con Tom Cruise (57) para presentarles como la pareja más inesperada del año y anunciar su inminente boda. Obviamente, esos rumores resultaron ser falsos, al igual que todas las supuestas pruebas que se presentaron para respaldarlos, y la primera sorprendida ante lo rápido que se difundieron fue la actriz.

"Lo vi en la portada de una de esas revistas de cotilleos y lo primero que pensé fue: 'Nunca he llevado el pelo cortado de esa manera'. Se suponía que era una fotografía de los dos juntos, y yo no pude evitar darme cuenta de que nunca he tenido ese estilo de peinado y, claramente, no se trataba de mí'", ha desvelado a su paso por el programa 'Watch What Happens Live'. 

Por si aún quedaba alguna duda al respecto, la actriz de series como 'El cuento de la criada' y 'Top of the Lake' ha aclarado que en ningún momento llegó a estar comprometida con el protagonista de 'Misión: Imposible' o a mantener siquiera una relación sentimental con él.

"La verdad es que estaba muy confundida y, sobre todo, empecé a recibir un montón de mensajes de personas diciéndome: 'No tenía ni idea, ¿por qué no me lo habías dicho?'. Mis amigos estaban muy confundidos, pero también se rieron mucho a mi costa porque obviamente sabían que no era verdad", dice Elisabeth Moss. 

No cuesta demasiado imaginar que, quienes dieron cierta credibilidad a su romance ficticio, lo hicieron basándose en gran parte en el hecho de que los dos actores forman parte de la Cienciología. A diferencia de Cruise, que es lo más parecido a un chico de portada de esa organización, o al menos lo era antes de adoptar un perfil público más discreto, la intérprete prefiere no hablar demasiado de sus creencias y, cuando lo ha hecho, ha sido para recalcar que apoya firmemente la igualdad de derechos para cualquier individuo independientemente de su raza, sexo o religión, para distanciarse así de las críticas a los cienciólogos por su supuesto rechazo a la homosexualidad, aunque en teoría la pseudo iglesia no tiene una postura oficial al respecto.