SplashNews.com / GTRES

Los duques de Sussex alquilan su mansión... ¡con ellos dentro!

Leer para creer.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Cuando Meghan Markle (39) y el Príncipe Harry (36) decidieron dar un paso atrás como miembros de la casa real británica dieron un fuerte golpe sobre la mesa que sus fans todavía están tratando de asimilar. Un movimiento con el que el hijo menor del príncipe Carlos y la fallecida princesa Diana buscaba alejarse de todo el ruido mediático que su matrimonio con Meghan le había supuesto. Aunque se dice que dicha decisión no fue bien recibida por la reina Isabel II, lo cierto es que desde Buckingham Palace les dejaron ser libres y comer perdices.

Pues bien, en busca de un hogar permanente, Meghan Markle y el príncipe Harry aterrizaron primero en Canadá y luego se pasaron Los Ángeles, ciudad que vio nacer a la que fuese una de las protagonistas de la serie 'Suits'. Allí se instalaron algún tiempo con el pequeño Archie hasta que decidieron hacer de nuevo las maletas y poner rumbo a Santa Bárbara, específicamente a una población llamada Montecito, donde viven celebrities de la talla de Kevin Hart y Ellen DeGeneres. 

Pues ojito al dato porque la mansión en la que residen ahora se podrá alquilar para rodar videoclips o realizar sesiones fotográficas. Eso sí, lo único que está prohibido es filmar material pornográfico. O sea, que nada de sesiones subidas de tono o películas para mayores de 18 años. Eso sí, ahora todos pensaréis que vais a decir que tenéis que grabar un vídeo para poder entrar en la mansión. ¡Ajá! Cuidado porque la hora cuenta 700 dólares

La noticia la ha dado en exclusiva el periódico 'Daily Mail', conocido por dar siempre detrás de la noticia 'royal' en Inglaterra. Si quieres ver las fotografías de la mansión, que ya está disponible para alquilar en Giggster, pincha aquí. 

A nosotros solo nos queda preguntarnos, ¿qué opinará la reina Isabel II? Aunque lo cierto es que ahora que la pareja es independiente económicamente de la corona británica, una nueva fuente de ingresos nunca viene mal.