@lauraescanes / INSTAGRAM

Todos los detalles del bodorrio de Laura Escanes y Risto

La intriga nos comía

Gracias Internet, por tanto. 

ROCÍO CRENES | CUORE.ES -

Nos ha costado pero lo hemos conseguido. Sí, hablamos de los detalles de la boda de Laura Escanes y Risto Mejide celebrada en Mas Cabanyes, un palacete renacentista en Barcelona. 

Una boda llena de controles de seguridad que obligaba a los 'influencers', como Dulceida, a hacerse las fotos del 'look' de boda en el aparcamiento, pero que no evitaba que los invitados se saltaran todas y cada una de las prohibiciones. Y gracias a ellos sabemos los detalles del bodorrio del año. 

Empezando por el salón y la decoración de las mesas. Todo muy rosa y muy Lady Di. 

@gigi_vives / INSTAGRAM

Las damas de honor, las amigas de Laura, de rojo y con vestidos dignos de 'la Rebe' y 'la Noemi'

El decorado favorito para los invitados era un sillón, que parecía sacado de 'El Chester', con el hashtag #toelrrato, como decorativo principal en la estampa. Todos los invitados pasaron por el 'photocall' y así lo han mostrado en sus redes sociales. Entre ellos invitados muy especiales, como Edurne extriunfita y compañera de Risto en 'Got Talent', Virginia Labuat, gran defendida del presentador a lo largo de OT y su posible exnovia según apuntaban los rumores en aquella época, Adriana Abenia, Pujol y hasta Mónica Cruz, que posaba así en el decorado del palacete.

 

Una publicación compartida de @monicacruzoficial el

¿Una boda de carne o pescado? 

Los invitados pudieron degustar un menú que llevaba de todo: sopa de almendras, merluza con judías, solomillo con patatas y de postre... Tiramisú de chicle. Después pasaron a la barra libre que estuvo ambientada, entre otros, por la música de 'The Tripletz', que fueron los últimos en abandonar el recinto como buenos influencers/DJs/fiesteros. 

Los invitados tuvieron regalitos por parte de los novios: para ellas el perfume que Risto había creado inspirado en su chica, junto a dos pintalabios, chuches, unas bailarinas... 

Para ellos el perfume que Laura había creado inspirado en Risto, junto con un jabón, una brocha de afeitar, unas gafas de sol...

De esa boda salían más cargados que los Reyes Magos.

A los novios los recibieron con una petalada que ni la que le hacen a la Virgen de la Macarena, y entre las canciones que se pudieron oír no faltó el 'Corazón Partío' de Alejandro Sanz. 

La noche de bodas la pasaron en el hotel Mandarín Oriental Barcelona, en una 'suite' que quita la respiración. 

 

Una publicación compartida de Risto Mejide (@ristomejide) el

El secreto mejor guardado era el vestido de la novia, que intuíamos en Instagram pero que ya podemos ver en las fotos de Hola.

Un bodorrio en toda regla. Y si tú estás triste porque no te invitaron, recuerda que te has ahorrado el regalo más complicado (y caro) de la historia de los regalos.