Diego Puerta / GTRES

El hijo de David Bisbal viene con buen rollo para Elena Tablada debajo del brazo 

Las redes sociales han cantado por bulería, bulería. 

CUORE.ES -

El nacimiento del primer hijo en común de David Bisbal (40) con Rosanna Zanetti podría ser la 'excusa' perfecta para que el cantante y su expareja Elena Tablada pongan fin a las tensiones y a la guerra abierta que tienen desde hace mil años y que incluso ha terminado en demanda para la madre de su hija mayor, Ella. Como suele decirse, los niños traen alegría y parece que también un poco de buen rollo, prueba de ello es la reacción de la Tablada a la llegada del pequeño Matteo


Mientras Rosanna estaba empuja que te empuja dando a luz a su baby, la diseñadora se encontraba con su marido Javier Ungría disfrutando de una luna de miel en distintos puntos de Sudáfrica y las Seychelles, un viaje que habían tenido que atrasar tras su boda debido al pequeño accidente que sufrió él durante su estancia en Cuba. 

INSTAGRAM



Por supuesto, la noticia de la llegada al mundo del nuevo retoño de su ex (y el nuevo hermanito de su hija) no tardó en llegar a oídos de Elena, que decidió aprovechar la ocasión para acercar posturas en la distancia vía las redes sociales, que es por donde hay que hacer las cosas, ya sabes. Un like bien dado te puede dar muchas alegrías.

Eso sí, es irónico que lo haya vuelto a hacer precisamente por ahí después del follón por la a la sobreexposición a la que, a juicio de Bisbal, Elena somete a su pequeña Ella asociándola a distintas marcas.

El caso es que la Tablada ha sido de las primeras en reaccionar a la publicación donde Bisbi ha hecho pública la llegada al mundo de su pequeño Matteo dándole un 'me gusta'. Lo hemos comprobado y real que este 'like' existe. 

Instagram / INSTAGRAM


Sí, Blas, tú también. 

 

Además, a su llegada a España las cámaras la estaban esperando en el aeropuerto de Madrid para preguntarle por la nueva ampliación de la familia de Bisbal, ante lo que ella reaccionó sin perder la sonrisa en ningún momento aunque dejando que fuera Javier quien respondiera con un escueto: "Enhorabuena a todos".

Y bulería, bulería.