GDG / GTRES

El chófer de David Bisbal pide la palabra antes de la boda de Elena Tablada

Ha preferido hablar ahora a callar para siempre.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Elena Tablada estará en eso de pasar página casándose con Javier Ungría, pero las ganas de sacarse de la boca a David Bisbal (39) parece que no le llegan a la diseñadora, y es que la guerra que se ha levantado entre la expareja va a traer más cola que el vestido de novia de Meghan Markle.

Si hasta las exsuegras han tenido palabras en esta batalla, ahora va el entonces chófer de Bisbal y también ha cogido vela en este entierro al que todos estamos enganchados. Total, ¿por qué iba a ser menos? Con Jaleos que ha ido a sentarse Carlos Phillip Llopi, el que llevara y trajera al cantante a todas partes cuando vivía en Madrid ¿felizmente? unido a Elena Tablada, según él: "una persona que nunca quiso a David", y que ha tachado de "déspota y fría". Vamos, que la ha despachado a gusto.

Fueron "dos años y medio" los que Carlos estuvo no solo al volante, sino también siendo el confidente de Bisbal: "Todo fue una mentira. Lo veía siempre triste cuando lo llevaba en el coche", ha confesado el chófer, que también tendría una explicación para lo metidas que andan las suegras en esta historia: "Hubo una vez que el personal de servicio hizo una comida y vinieron los padres de Elena, María del Mar, la madre, el padre y el sobrino de David. Ese día vi cómo Elena se burlaba de alguna manera del padre de David", explica Carlos, dejando claro que, precisamente, buen 'feeling' no había con la familia política.

Además, el exempleado de los Bisbal-Tablada tampoco veía muy normal el trato que la diseñadora tenía con su entonces churri: "Trataba a David muy mal, como a un perro. Él a veces me decía '¿Tú te crees, después de tantos días fuera...'?", ha añadido Carlos.

¿Conseguirán enterrar de una vez todo lo malo (como Aitana War) y seguir 'palante' como los de Alicante? Eso parecía cuando Elena felicitó a Bisbi y a Rosanna por lo de su churumbel (se alegraba "muchísimo", dijo), pero poco les dura el buen rollito a estos dos, y es que mira la de tierra que se han echado...

Telita fina.