Dani Rovira / INSTAGRAM

Dani Rovira confiesa quién fue el 'chivato' que le advirtió de su cáncer

Menos mal.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

La triste noticia que recibió Dani Rovira de parte de los médicos fue, en parte, una suerte también. ¿Por qué? Porque al pillarle a tiempo el cáncer se lo han podido curar, y ahora puede empezar de nuevo (con revisiones y mucho cuidado, claro). Y ahora, tras todo el proceso de curación, ha decidido contar quién fue el 'chivato' que le advirtió que algo no iba bien en su cuerpo.

Resulta que el humorista detectó en su clavícula un: "Doble bulto" que llamó su atención y acudió al médico, en marzo, para ver de qué se trataba.

Lo ha contado tal cuál en una entrevista que le han realizado, a través de un directo de Instagram, desde 'Imparables contra la leucemia' de la Fundación Josep Carreras. Todo con motivo del día 15 de septiembre, día mundial del Linfoma. Dani ha respondido algunas preguntas y ha contado cómo ha sido su vida durante todo el proceso médico contra ello:

 

Actualmente está recuperado del Linfoma de Hodgkin (que tiene muy buen pronóstico, por lo general) y ha explicado cómo fue aprendiendo todo sobre esta enfermedad de la que no sabía demasiado, que le quedaba tan lejos.

Pero en parte, un punto importante fue lo pronto que lo pillaron, todo a tiempo. Mira, en sus propias palabras: "El chivato fue una especie de doble bulto en la parte de la clavícula. Mi mejor amiga es médico, pero por muchas fotos que le mandara nunca se sabe. Me dijo: 'Si en una semana no remite, pueden ser mil cosas'. Muchas de las cosas no me las decía por no asustar. Parecía que iba agrandando".

Ya sabes que hasta que no se observa en profundidad un bultito como este no se puede hacer un diagnóstico. Como dicen los médicos siempre, lo único que no hay que hacer es mirar por Internet, porque nos podemos volver locos con las apariciones de las búsquedas.

Como el bultito no remitía, finalmente decidió ir al médico pese a que ya habíamos entrado en estado de alarma. Y menos mal. Con el mal trago y la mala noticia (o "mal trago" tal y como lo ha denominado él) se puso manos a la obra con los médicos para ponerle fin a esa enfermedad que había surgido en su cuerpo y lejos de desmoronarse lo ha llevado con bromas (en las redes sociales) y optimismo: "No he vivido con miedo, pero sí con mucho respeto", ha querido aclarar.