Joan Valls / GTRES

Dani Martín se desnuda con una carta brutal

El cantante habla de sus miedos.

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Este mes por fin conoceremos el cuarto disco en solitario de Dani Martín: 'Lo que me dé la gana', un trabajo que lleva meses dando de qué hablar en las redes sociales, y que él mismo se ha encargado de irnos regalando trocitos para mantenernos enganchados y deseosos de conocer el disco completo.

via GIPHY

Hace unos días ya te contamos cómo logró sacarnos unas lágrimas con 'Cómo me gustaría contarte', un tema que le ha compuesto a su hermana Miriam, que falleció hace ya 11 años y que sigue ocupando un lugar muy especial en el cuore del cantante.

Pero durante estos tres años en los que el de 'El canto del loco' ha estado preparando su nuevo material, parece que ha decidido quitarse la careta de malote y mostrarnos su lado más emocional y deseando estamos escuchar el resultado de todo esto.

Pero lo que queremos contarte es la carta que ha subido a sus redes sociales, en donde habla de lo vulnerable que se siente antes de mostrar al mundo su trabajo y de estar expuesto a las opiniones de los demás: “Soy Dani. Llevo días durmiendo mal, sintiendo que llega la exposición, el miedo al rechazo, las críticas. La hora de compartir lo que he sentido en tres años, mi punto de vista. Mi susceptibilidad manda. Puede haber 1100 mensajes que me agraden, pero me quedo con los dos que me hieren, ese soy yo.", arranca su carta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Soy Dani. Llevo días durmiendo mal, sintiendo que llega la exposición, el miedo al rechazo, las críticas. La hora de compartir lo que he sentido en tres años, mi punto de vista. Mi susceptibilidad manda. Puede haber 1100 mensajes que me agraden, pero me quedo con los dos que me hieren, ese soy yo. He hecho 57 canciones, he elegido 11. Durante estos 3 años no viví triste todos los momentos Tampoco me he reído los mil y pico días Escuché mucho a @residente, pero también a Sabina, a @kaseo_real, a @robbiewilliams, a Rosendo, Los Rodríguez, Manu Chao, @alejandrosanz, @rosalia.vt, @jbalvin, Red Hot y me sentí identificado con todos, no solo con uno, con todos. En cada momento me acompañó una canción de un estilo diferente, dependiendo de mi estado de ánimo. Es una suerte poder jugar en esta vida, recuerdo que mi maestra Raquel me lo decía, para llegar donde quieres hay que jugar, hay que darse el permiso, el que juega hace el camino y luego tiene para elegir de lo vivido en el recorrido. Es un regalo querer y permitirte cantar rap, baladas, power pop, rumba, pop, medios tiempos, mezclar ritmos urbanos con guitarras, escribirle una canción a mi hermana, a mi tristeza, a la alegría desbordante que viví una semana con mi amigo @camilomusica. Es enriquecedor ponerte todos esos trajes y, además, habérmelos hecho todos a medida. Jugar, jugar y jugar. Pero qué miedo da mostrar ahora todo ese camino y que en 40 min alguien diga tres palabras dependiendo de su momento vital, de su día, de su juicio. Pues sí, parece que a parte de lo que se disfruta en el proceso en el que nadie te ve, nadie te examina, nadie opina, también llega la hora, porque así lo he decidido, donde comienza el juicio, donde aparecen los ratos sin dormir. ¿Por qué me sentiré así de intranquilo? Creo que es por el permiso, por atreverme a no ser solo el que camina por los mismos cincos acordes que transito en los últimos diez años, por jugar otra vez con la ironía en mis textos, por ponerme un color verde fluorescente y salir del negro que siempre me ha tapado de todo y me ha hecho sentir más seguro. Que bien me lo he pasado haciendo este disco, pero cómo se sufre. <<>>

Una publicación compartida por Dani Martín (@_danimartin_) el

La carta es larga y, la verdad, merece la pena leerla, seas o no fan del loco, porque solemos imaginarnos a los famosos como seres invencibles a los cuales nada les afecta, pero cada vez son más los que deciden mostrar su lado más humano y abrirnos un pedacito de su cuore. Gracias Dani por compartirte con tus seguidores y por mostrar que a veces, a pesar de los miedos hay que hacerlo.