cristipedroche / INSTAGRAM

La cara de Cristina Pedroche al ver su figura de cera es... ¡Un poema!

No sabemos muy bien si es ella o su prima lejana.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Cristina Pedroche (31) aguanta el tipo y la sonrisa hasta cuando el dolor menstrual le pasa factura. Pero al ver el resultado final de su figura de cera en el 'Museo de Cera' de Madrid casi le da un 'parraque'. La presentadora de televisión ha intentado posar con ante las cámaras disimulando, pero su cara es un poema. Si es que no se puede ser tan transparente, porque luego pasa lo que pasa.

Como habrás podido sospechar después de estas palabras... No, la figura de cera de Cristina Pedroche dando las campanadas para entrar en el año 2019 no se parece a ella. A ver, que sí, el cuerpo está fenomenal (es muy similar al suyo), la ropa es exactamente igual y los zapatos son los originales, pero cuando miramos a la cara no vemos a la de Vallecas. Más bien podría ser su prima lejana de Murcia.

¿Quieres verla? Venga, aquí tienes una fotografía de ambas:

Daniel Gonzalez / GTRES

Parece que al principio no le haya acabado de gustar, pero ya la avisaron sus compañeros de 'Zapeando', las figuras de cera del museo no siempre se parece a los famosos que se supone que representan. Así que ha estirado la comisura de los labios y ha intentado sonreír. Ella ha estado cegada por la ilusión, hasta que lo ha visto con sus propios ojos y se le ha caído la venda. Pobre.

Finalmente se ha resignado y ha posado, intentando mostrarse feliz (aunque se le nota en la mirada, que no está enamorada del resultado) junto a la figura, aquí las tienes, sí, a ambas:

Daniel Gonzalez / GTRES

De todos modos la madrileña ya se atrevió a adelantar en el programa que copresenta que, a falta de una semana de la presentación de la figura de cera, todavía no se parecía a ella. Y claro, ya sabes que las prisas no son buenas, las cosas de palacio van despacio y si corres puede pasar esto:

Daniel Gonzalez / GTRES

Compartimos contigo este primer plano para que puedas apreciar el resultado casi a tamaño real. No sabemos en qué ha fallado la escultora y artista del museo, pero, desde luego, no se parecen demasiado. Pero si quieres comprobarlo en primera persona tienes que saber que ya está expuesta en el escaparate del museo, así que ¡no te lo pierdas!