Jesus Briones / GTRES

No es una croqueta: Cristina Pedroche no puede gustar a todo el mundo

El feminismo, las croquetas y Cristina Pedroche son las protagonistas de esta entrevista.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Cristina Pedroche (31) sabe cuál es el mensaje que quiere dar a la sociedad. La presentadora es tan mediática a través de la televisión como de las redes sociales y, desde luego, su opinión importa y trasciende, por eso a la hora de hablar de feminismo y del papel de las mujeres ella nunca falla.

Quien ha tenido la oportunidad de hablar con ella sobre estos temas para averiguar su punto de vista ha sido la periodista Isabel Gemio, durante el cuarto capítulo del programa 'Retratos con alma' de RTVE. En este programa, por si no estás familiarizado con él, analiza los temas tratados en cada episodio de la serie 'La otra mirada' desde la perspectiva de mujeres influyentes de nuestra sociedad actual para descubrir las diferencias y paralelismos con la ficción.

Pedroche ha encontrado rápidamente las palabras para expresarse, ella se ve "plena" puesto que está contenta: "Me gusta mucho la mujer en la que me estoy convirtiendo" decía con orgullo. La 'celeb' no ha dejado de 'currárselo' desde que empezó su carrera en la televisión, detrás de un reto empieza otro y siempre da lo mejor de sí para salir victoriosa.

No obstante, Cristina piensa que: "Los hombres me ven como un igual y que me apoyan cuando lucho por mis derechos" aunque hay varios estudios que afirman que todavía existe desigualdad entre los derechos de ambos géneros tal y como explicaba la entrevistadora. Pero al fin y al cabo la de 'Zapeando' tiene un buen truco y es pasar de esos rollos: "los hombres que me intentan mirar desde arriba, como que soy inferior, me dan mucha pereza".

 

Por eso ella se centra en hacer lo que le apetece y lo que cree que es mejor para ella aunque haya gente (tanto hombres como mujeres) que la critiquen. Poco a poco, con su determinación y su entrega se ha ido convirtiendo en un personaje público muy valorado y, en parte, es gracias a seguir siendo fiel a sí misma haciendo lo que le da la gana: "Puedo dar el mismo mensaje feminista vestida que desnuda".

Por eso cree que del mismo modo que un hombre puede subir una fotografía sin censura en la que muestre sus pezones debería poder hacerlo una mujer: "Igual es que las redes también tienen un sesgo machista [...] ¿qué daño hace un pezón?". Aún así, tal y como ella misma explicaba, la gente puede ser mucho más dura (a través de los comentarios) con algunas fotografías que los propia censura de Instagram.

Pero lo que tiene claro la mujer de David Muñoz es que la noche más mágica para ella es Nochevieja, aunque haya quien la critique por su vestuario: "No puedo gustar a todo el mundo, no soy una croqueta" se defendía con un toque de humor.

Pese a que mucha gente cree que genera expectación por llevar poca ropa o por enseñar carne, la empresaria quiso recordar que otras cadenas han intentado entrar al trapo desvistiendo a sus presentadores (dejándolos en ropa interior) y no han conseguido mejorar las cifras de las "Pedroche campanadas".

Además sentenció la entrevista anunciando que ella se viste como quiere y ahí reside su empoderamiento y su libertad.