Redes sociales

¡El nuevo Can Yaman! Adiós barba para irse a la 'mili'

Rapado y sin barba...

Habemus nuevo look... Y la culpa la tiene el servicio militar turco. 

MAITE TORRENTE | CUORE.ES -

El actor turco más sexy de todos los tiempos ha pasado por chapa y pintura por obligación, que no por devoción. Can Yaman tiene que cumplir con el servicio militar obligatorio en su país y eso le ha obligado a raparse el pelo y cortarse la barba. Adivinamos que alguna lagrimita se le escaparía mientras veía caer los mechones de semejante melenón al suelo en la peluquería. Te entendemos, cari, te entendemos. Y podemos imaginar la cara que se le quedó al mirarse al espejo y descubrir su nuevo yo...

Pero bueno, hemos de reconocer que, pese a que ha perdido un pelín de sex appeal, Yaman tampoco está mal así con la cara despejadita y ese pelete. ¿Quién dijo que la barba era el maquillaje de los feos? No será en su caso, desde luego...  Vean y juzguen. Abrimos hilo, ¿sigue pibón o no?

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

BOMBAZO 😍 Así luce @canyaman con su nuevo look: sin barba y pelo corto. Dale a ❤️ si también te encanta #CanYaman

Una publicación compartida de divinity.es (@divinity_es) el

 

Con su nueva imagen, el protagonista de 'Erkenci Kus' ha pasado de parecerse a Jason Momoa a darse un aire a Diego Matamoros, que tampoco está mal. Cara angulosa, mirada penetrante... ambos podrían protagonizar una telenovela de esas que cuentan la historia de unos gemelos que son separados al nacer.

 

Pero este no es el único parecido que le han sacado al nuevo Can. El más ocurrente y también bastante conseguido es el que le compara con Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno. ¡Y oye, tiene toda la razón! Yaman for president, pero ya.

 

El actor estará un tiempo alejado de las cámaras mientras hace el servicio militar y luego volverá para grabar su nueva telenovela que, como él mismo anunció, será algo diferente a lo que ha hecho, con más acción. ¿Se volverá a dejar el pelo largo para este trabajo? Si no tiene paciencia... siempre puede tirar de extensiones... ¡Es bromi!