Can Yaman / INSTAGRAM

Spoiler: el amor a Can Yaman es genético

Tenemos pruebas.

CUORE.ES -

Vale, hasta ahora todo lo que sabíamos sobre la adicción a Can Yaman (30) (un caso digno de estudio) es que una vez empiezas nunca tienes suficiente, quieres más y más series suyas, más y más fotos, más y más visitas a España del actor. Pero acabamos de descubrir que esta adicción es genética.

Sí, tal cuál lo lees, aquellas madres o aquellos padres que están enganchados al mundo Can Yaman se lo transmiten a sus hijos a través de los genes. El amor que le profesan los progenitores al actor turco es hereditario. Y por si no te lo crees, tenemos un 'cuki-prueba' que lo demuestra y que te va a encantar.

En Twitter se ha vuelto viral el vídeo de un bebé que se torna una espiral de emociones al escuchar la sintonía de Erkenci Kus. Su madre, encantada con la reacción, no ha dudado en grabar la escena. Y su prima ha compartido el momentazo en su cuenta personal de Twitter. Así, con este clip (que te compartimos a continuación) queda claro y zanjamos cualquier duda: el amor por Can Yaman pasa de generación en generación.

 

 

"Esperad a ver esto, mi dulce primito bebé en Italia también ama Erkenci Kus", ha escrito @joji375 en este tuit.

A este paso cualquier día nos sorprenden las fans con una ecografía de un bebé intentando escuchar las tramas de Erkenci Kus. Fans jóvenes que vienen dispuestos a relevar a sus familiares.

Y mientras los mini-fans van creciendo, los más mayores han empezado a solicitar que Can Yaman tenga su propia figura de cera en el Museo Madame Tussaud de Estambul. Si estás a favor y quieres participar en esta causa, puedes firmar la petición en el link que aparece en siguiente tuit:

 

 

Esperemos que si le hacen una figura de cera esté un poco más logradita que la de Cristina Pedroche.