SplashNews.com / GTRES

Hace tres años... Camila Cabello ya estaba enamorada de Shawn Mendes

Una historia de amor de película. 

CUORE.ES -

Aunque no fue hasta finales de verano cuando Camila Cabello y Shawn Mendez hicieron oficial su relación, después de resistirse durante meses a confirmar lo evidente ante los fans que no paraban de preguntarles sobre la increíble química que había entre ellos, lo cierto es que ahora la cantante ha reconocido que sus sentimientos hacia el que ahora es su churri empezaron a florecer después de su colaboración en 2015 con 'I Know What You Did Last Summer'.

"Fue en esa etapa cuando empezamos a conectar como algo más que amigos. Creo que los dos sentíamos lo mismo el uno por el otro, pero también éramos muy jóvenes y (Shawn) estaba atravesando un momento de mucha presión debido a su carrera. Ninguno de los dos sabía qué hacer con esos sentimientos. Nos gustábamos mucho pero no éramos pareja. Era raro", ha confesado en una entrevista para la revista Rolling Stone.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Happy birthday to this magic human, I love you!!!!❤️❤️❤️❤️

Una publicación compartida de camila (@camila_cabello) el

Con el paso del tiempo y la distancia, como ha explicado la exintegrante de 'Fifth Harmony', ese tonteo que nunca llegó a culminar empezó a perder intensidad y, de hecho, no volvió a florecer hasta que los "caminos" profesionales de los dos artistas se cruzaron este año gracias a 'Señorita': el tema que, afortunadamente, además de darles éxitos laboralmente hablando también en el amor. ¡Qué bonito, por dios!

"Nuestros caminos no volvieron a cruzarse de esa forma romántica hasta que empezamos a juntarnos de nuevo para escribir. Creo que, al menos para mí, fue una oportunidad de regresar al principio y hacer las cosas de otra manera. La verdad es que estoy feliz, estoy muy contenta", contaba Camila Cabello en la entrevista. 

Y aunque no han hecho más que saltar rumores de una posible ruptura entre Camila y Shawn parece que a estos dos les va muy bien en lo suyo así que solo podemos decir... ¡Que les dure mucho!