Ability Films / GTRES

Britney Spears se planta: no volverás a verla actuar (y tiene motivos más que de sobra) 

CUORE.ES -

La última vista que se ha celebrado por la batalla que Britney Spears (38) inició hace meses para desvincularse de su padre, Jamie Spears, en el plano legal ha desvelado que la princesa del pop se negará a actuar en directo mientras él siga al frente de la tutela a la que vive sometida desde hace más de una década.

“Mi cliente me ha informado de que tiene miedo de su padre. También ha dejado claro que no seguirá actuando mientras sea él quien esté a cargo de su carrera, así que estamos en una encrucijada”, ha afirmado su representante legal frente al juez.

Los abogados de Jamie, por su parte, han acusado al equipo de su famosa hija de haber impedido cualquier tipo de comunicación entre ellos. Cabe recordar que el padre de la artista no ve con buenos ojos la libertad que Britney ha venido ganando en los últimos tiempos en asuntos como la gestión de sus finanzas o sus tratamientos médicos. Muy fuerte. 

Finalmente, la jueza encargada del caso ha rechazado la petición de la estrella de la música y su padre continuará siendo su co-tutor, aunque su permanencia en el puesto podrá ser estudiada de nuevo en un futuro.



La intención inicial de Britney era que el control sobre su fortuna y las decisiones sobre su vida personal se cediera a la firma de asesoramiento financiero Bessemer Trust, que cuenta con experiencia en este tipo de situaciones y que finalmente sí estará al frente de su tutela, pero trabajando en todo momento junto a Jamie.

Las tensiones que existen actualmente entre padre e hija comenzaron antes de este nuevo enfrentamiento en los juzgados. A Britney no le hizo ninguna gracia que Jamie contratara a un nuevo mánager sin consultarla antes o permitirle entrevistar al menos a los candidatos, después de que la compañía que se encargaba de sus labores de representación renunciara el pasado octubre. En realidad, ella está convencida de que eligió a una persona de su confianza para introducir a un nuevo “carcelero” en su entorno y ganar así aún más control sobre el día a día de su famosa hija.

Parece que Britney está hasta la coronilla...