Britney Spears / INSTAGRAM

Britney Spears e Instagram: vol. 3.456

¿Qué está pasando?

CUORE.ES -

El ingreso de Britney Spears (37) en una clínica de salud mental el pasado mes de abril hizo saltar las alarmas en torno al bienestar de la cantante e incluso dio pie a la campaña #Free Britney orquestada por algunos de sus fans más recelosos, que estaban -y están- convencidos de que su ídolo estaría siendo retenida en contra de su voluntad.

Desde entonces las redes sociales han sido la plataforma a través de la cual la princesa del pop ha tratado de mantener al día a sus seguidores de sus progresos y su supuestamente evidente mejoría, pero han conseguido justo el efecto contrario: hacer que se angustien aún más.

El motivo de su preocupación se explica por los vídeos y fotografías que la artista ha venido compartiendo en su cuenta de Instagram y que nada tienen que ver con el contenido cuidado y medido hasta el milímetro que suben a sus perfiles públicos otras celebridades. En su lugar, Britney se graba con su teléfono móvil para mostrar su colección de vestidos o sus zapatos favoritos de verano, o documentar sus coreografías en solitario, y lo hace no siempre con la luz o el ángulo más favorecedor. Incluso su forma de expresarse, quizá con un tono más agudo y acelerado de lo normal, parece fuera de lugar.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

New Closet ... A New World 😜

Una publicación compartida de Britney Spears (@britneyspears) el

La sección de comentarios de su perfil se ha ido inundando en las últimas semanas de comentarios que expresan tanto sorpresa como inquietud ante las ocurrencias de la cantante, como por ejemplo mostrar la manera en que su personal doméstico le ha ordenado el armario por colores, y se preguntan por qué nadie le para los pies.

El asunto ha dado pie incluso a un artículo en The New York Times Magazine que define como "aberrante" la cuenta de Instagram de Britney al considerarla el resultado de una decisión poco acertada por parte de alguien que lleva años viviendo "aislada" del mundo y que ahora quiere comportarse como una persona 'normal' en la esfera virtual.

La gran pregunta, como apunta el mencionado artículo, es qué intención se oculta tras sus vídeos y si el mundo entero estará asistiendo a una nueva crisis de Britney que en esta ocasión no documentarían los paparazzi, sino ella misma a través de las redes sociales.