GTRES

Brad Pitt quiere que te pongas piripi... ¡Y lo hagas con su propio champán de lujo!

Brad Pitt y burbujas... ¿Dónde hay que firmar?

PATRICIA ÁLVAREZ | CUORE.ES -

Últimamente Brad Pitt (56) está más de actualidad que nunca, porque por fin hemos podido conocer a su nueva novia. Sin embargo, él está muy centrado en los negocios, pero no precisamente en los que tienen que ver con Hollywood. ¿Sabías que Brad y Angelina Jolie (45) tienen su propia marca de vinos? ¡Pues sí! Empezaron juntos este proyecto allá por el 2012, y como con su anterior producto, el vino rosado Miraval Côtes de Provence Rosé fue todo un éxito, ahora prueban suerte con un champán de lujo que saldrá a la venta en octubre.

"Para mí", ha contado Brad a la revista 'People', "el champán evoca sentimientos de celebración, calidad, prestigio y lujo. Pero el champán rosado es todavía relativamente desconocido. Respaldado por nuestro éxito con Miraval en Provenza, quise que intentáramos crear la marca definitoria del champán rosado, centrando todos nuestros esfuerzos en este único color". 

Imagen oficial del champán Fleur de Miraval Rosé | Serge CHAPUIS

Sin embargo, este nuevo champán no es fruto únicamente del trabajo de la familia Pitt-Jolie (que siguen a la gresca con el divorcio pero eso no les impide sacar nuevos proyectos adelante), sino que también participan otras dos familias, los Perrin y los Péters. El champán se lanzará con una primera edición limitada de sólo 20.000 botellas y el precio aproximado de cada botella será de unos 390 dólares.

"Miraval no es un vino de 'famosos' para mí", añadió Brad. "Sobre todo, es una finca maravillosa y excepcional de la que me enamoré, y en la que sigo invirtiendo para convertirla en una de las mejores fincas de la Provenza. Para el vino, me asocié con la familia Perrin. Han sido vinicultores durante cinco generaciones. Juntos, estamos en esto a largo plazo. No es sólo una tendencia pasajera".

Parece ser que esta faceta de empresario vinícola es algo que va a continuar exprimiendo el actor por lo que no descartamos echarnos algún que otro brindis a su salud.