GTRES

Ni celos, ni 'celas', lo de Beyoncé ha sido un empujoncito de nada

Ha nacido un meme.

CUORE.ES -

Los partidos de baloncesto casi siempre nos regalan momentos únicos, y no por lo que se juega. Lo que nos gusta, nos divierte y nos hace reír son los famosos que allí acuden. Las cámaras lo captan todo, y para muestra, un botón: un vídeo de las finales de la NBA se ha vuelto viral al mostrar cómo Beyoncé (37) empuja discretamente a una mujer que estaba tratando de entablar conversación con su marido, Jay Z (49). ¡No tiene desperdicio! Unos dicen que ha sido un empujoncito de nada y otros, más malpensados, aseguran que aquí hay celos.

En los últimos años, Queen-B ha servido como fuente de inspiración para memes de todo tipo, como la mítica foto en la que aparece echando un sutil vistazo al móvil de su marido, y a su paso por las finales de la NBA, en el encuentro entre los Golden State Warriors y los Toronto Raptors, ha dejado para la historia uno de los mejores que se recuerdan.

El momento de oro ha sido captado por una grabación que ha acabado siendo publicada en el perfil de Twitter de ESPN, y comienza con Jay Z y Beyoncé muy contentos saludando con la mano a alguien que se encuentra fuera de plano. Sin embargo, según van pasando los segundos la sonrisa de la cantante se congela y acaba dando paso a una expresión mortalmente seria mientras ignora por completo a la mujer morena que se encuentra sentada a su izquierda y que se ha inclinado en su silla para intercambiar algún comentario con el famoso rapero.

Justo antes de que termine el vídeo se puede ver cómo Beyoncé se reacomoda en su asiento al mismo tiempo que, como por casualidad, golpea con el hombro a la interlocutora de su marido.


Ironías de la vida: ser Beyoncé y sentir celos.

 

Los fans de la estrella no han tardado en interpretar ese gesto como una advertencia no verbal de que su marido está fuera de límites.

Por otra parte, la desconocida en cuestión ha resultado ser Nicole Curran, esposa del propietario de los Golden State Warriors, Joe Lacobs, y ella ha querido suavizar la situación publicando en su propia cuenta de Twitter otra imagen suya y de Beyoncé en la que aparece ayudando aparentemente a la artista a colocarse bien el pelo.

"Todos deberíamos ayudarnos", ha escrito como título de la conciliadora instantánea, aunque parece que sus buenas intenciones no han servido para calmar la polémica, en vista de que hace unas horas decidió cambiar la configuración de su perfil para hacerlo privado.