KLB / GTRES

El 'bésame mucho' de Paula Echevarría y Miguel Torres

Ahí ha habido lengua...

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Parece ser que Paula Echevarría (41) ya no le tiene miedo al qué dirán en redes sociales. Aunque bueno, hemos de decir que ella siempre ha hecho y mostrado lo que ha querido en su cuenta de Instagram y que eso ha hecho que se haya convertido en una de las españolas con más seguidores en dicha red social. Pero vaya, que a lo que vamos es que ella comparte lo que quiere, cuándo quiere y cómo quiere y nosotros estamos súper a favor de ese momento.

Eso sí, no mentiremos al decir que nos sorprende muchísimo la manera en la que se muestra totalmente sin filtros junto a Miguel Torres. Más que nada porque como al principio de la relación se mostró tan reticente a hablar sobre el tema... Pero claro, luego todo se asentó un poquito más y la actriz y el futbolista están hechos unos auténticos pastelones. Sí, sí, y como muestra, un botón. Resulta que se celebrara el Día Internacional del Beso y Paula decidió subir a Instagram una imagen en la que aparece dándole un beso tierno a su pequeña Daniella. La niña de sus ojos, ya sabéis.

INSTAGRAM

Ok. Hasta aquí todo bien. O bueno, no, porque muchos seguidores (haters, más bien) creyeron que no es un buen ejemplo el hecho de que Paula Echevarría siga dándole besos en la boca a su hija. En fin, un arduo debate en el que no seremos nosotros los que entremos. 

Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. Y es que Paula ha rematado la faena con un besazo de película con su churri, Miguel. ¡Madre mía! ¡Pero qué pasión! ¡Qué manera de besarse! ¡Ese momento manitas de él en el muslo de Paula! ¡Pero bueno! 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bésense mucho! Todos los días! 💋❤️ #DiaInternacionalDelBeso (gracias @bernardodoral por la super 📸)

Una publicación compartida de Paula Echevarria (@pau_eche) el

Pues nada, todos tranquilos porque la relación de Miguel y Paula va viento en popa a toda vela. ¿Los veremos en algún momento pasando por el altar? No podemos ni imaginarnos lo que sería ver a Paula vestida de blanco otra vez. Vaya, por lo bonito que sería, no por otra cosa (que luego pensáis mal).