Richard Shotwell / GTRES

A Bebe Rexha le costó un buen disgusto ir a casa de Dr. Luke

Como a tantas otras artistas. 

CUORE.ES -

En los inicios de la carrera de Bebe Rexha, Dr. Luke aún era una de las figuras más respetadas de la industria con la que los jóvenes aspirantes a músicos se morían por trabajar debido a sus antecedentes, al haber conseguido elevar a la categoría de estrellas a artistas como Katy Perry, P!nk, Kelly Clarkson o Kesha. Esa era, por supuesto, la época previa a la batalla legal que le enfrenta desde hace años con esta última, quien le acusa de abusar física y psicológicamente de ella, a lo que él ha respondido presentando una demanda por difamación en su contra.

Ahora Bebe Rexha ha querido sumarse a la conversación sobre el carácter del antiguo rey Midas de su profesión compartiendo su propia experiencia con el productor cuando recibió una invitación para volar gratis a Los Ángeles y acudir a su casa a hablar de una posible colaboración.

"Imagínate una mansión preciosa en las colinas de Hollywood, y había ropa tirada en el suelo y mi**da por todas partes. Había un montón de hombres y la música sonaba a todo volumen. Era un verdadero desastre", ha recordado la intérprete de 'I'm A Mess' en una entrevista al suplemento cultural del dominical The Sunday Times.

Pese a esa mala impresión inicial, la joven decidió hacer caso omiso a su inquietud y seguir adelante con la reunión, aunque para su sorpresa en ningún momento vio rastro alguno de Dr. Luke.
"Yo ya estaba muy asustada, pero me encontré con uno de sus compositores que me llevó al piso de arriba, al estudio de grabación que se encontraba en la última planta. Nos sentamos en un sofá y recuerdo que yo estaba pensando: 'Esta es la primera sesión. Estoy en el estudio de Dr. Luke, esta es mi oportunidad'. Aquel hombre me dijo rápidamente: 'No tienes ninguna canción con potencial de convertirse en un éxito, yo sí. Voy a regresar con mis amigos y mientras estoy con ellos quiero que escuches una lista de temas y que elijas el que más te guste. Escribe la letra, graba la voz y entonces podrás irte a casa'".

La presión de intentar crear una canción que se adaptara a lo que el equipo del productor esperaba de ella sin ningún tipo de directriz previa consiguió que Bebe sufriera un ataque de pánico y acabara llamando a su madre entre lágrimas. Toda la situación, según explica ella, resultaba aún más siniestra al verse rodeada de completos desconocidos que no paraban de consumir drogas.

Finalmente la intérprete sí acabó conociendo en persona a Dr. Luke un tiempo después, pero su amabilidad inicial no tardó en dar paso a la indiferencia cuando ella no se mostró todo lo agradecida que aparentemente debía durante su conversación.

"Fui a Malibú, donde él había elegido un lugar de estilo mediterráneo para la reunión porque sabía que ese era mi estilo y me pareció un detalle agradable", ha asegurado acerca del encuentro, al que dieron carpetazo rápidamente después de que ella le explicara el desasosiego que le causaba su forma de trabajar.

"Cuando me subí al coche una de las mujeres que trabajaba para él me dijo que jamás debería haberle dicho algo así a la cara. Al parece siempre había que asegurarle que todo iba bien, y después comentar lo que realmente estaba pasando con ella. Las sesiones no fueron bien, acabaron mandándome de regreso a casa", ha concluido.