Pete Davidson se toma a pitorreo su ruptura con Ariana Grande

Siendo humorista qué podíamos esperar. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Tenemos nuevo capítulo en la ruptura entre Ariana Grande (25) y Pete Davidson. Parece que después de los fuertes rumores sobre las fotos íntimas que Pete había enviado al ex de Ariana, Marc Miller, han hecho mella y se ha animado a soltar por la boquita. El humorista ha roto su silencio y se lo ha tomado a cachondeo (vaya). 

Ha hecho su primera aparición pública tras la ruptura en el evento Judd & Pete por América, y según E! News, se subió al escenario y empezó a largar: “Bueno, como podrán saber, no tengo ganas de estar aquí. Están pasando muchas cosas. ¿Alguien tiene alguna habitación para alquilar? ¿Alguien quiere un compañero de cuarto?”. Empezó fuertecito...

“Estuve tapando muchos tatuajes, eso es divertido. A estas alturas tengo hasta miedo de tatuarme a mi mamá… Así de mal están las cosas”, bromeó sobre los tatuajes que se había hecho por su amor hacia Ariana. Si es que quién le manda. Tatuarse el nombre de tu pareja pocas veces es buena idea... 

@blueviolet / TWITTER

ERROR! 

 

Desde luego el chico se ha tomado con humor algo tan serio, y ya que estaba venido arriba, continuó con su monólogo.

Esto sí que es salseo del bueno: “Obviamente, como sabrán, Ariana y yo rompimos, pero cuando me comprometí con ella nos hicimos tatuajes. En una revista, un titular decía algo como: ‘¿Es Pete Davidson estúpido?’ y el 93% de los lectores contestó que sí. Entonces, un amigo me dijo: ‘no escuches esa mierda. Son todos haters’. Y pensé: ‘Si, tienes razón. No soy estúpido’. El otro día, estábamos con mi amigo en la cocina y me dice ‘al final sí, eras estúpido’”, comentó entre risas.

“Soy un buen chico al que le siguen dando patadas. Seguramente todos piensen, ‘pobre chico, ojalá que no se mate’. Así es Estados Unidos”. Un poquito desacertada esa última frase ¿no? Teniendo en cuenta que hace nada y menos el ex de Ariana, Mac Miller, murió... Ay Pete, Pete...

Parece que aunque todo es muy de 'jijí, jajá', no lo está pasando nada bien.