Scott Olson / GETTY

El obispo que manoseó a Ariana Grande pide perdón

Visto en el funeral de Aretha Franklin.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Ariana Grande (25) volvió a homenajear a su mayor ídola (y la de muchos) Aretha Franklin, entonando uno de sus temas más míticos en el funeral que se celebró en Detroit, en memoria de la reina del soul. 'A Natural Woman' fueron las notas que Ariana entonó para el deleite de los allí presentes y de los muchos telespectadores que vivieron el último adiós a la estrella de Memphis desde sus pantallas. 

Lo malo vino cuando, después de cantar, Charles Ellis, el obispo que ofició el acto, subió al atril junto a ella, y la agarró con toda la confianza del mundo, eso sí, sin conocerla de nada (literal): "Tengo que disculparme", dijo Charles, micro en mano, y es que no la había visto ni por la tele... "Cuando vi a Ariana Grande en el programa pensé que se trataba de algo así como un nuevo plato del Taco Bell", explicó para las risas de los allí presentes.

No obstante, y tras ver cómo supo emocionar a todos con su 'A Natural Woman', pidió un fuerte aplauso para la joven, añadiendo que "ella es un icono en sí misma", y su amor, "un templo de gracia mayor".

Ahora bien, su forma de echarle el brazo por encima y agarrarse a su pecho ha sido el motivo de que, más tarde, haya tenido que disculparse, y esta vez seriamente: "Nunca sería mi intención tocar el pecho de ninguna mujer... No sé, supongo que la rodeé con el brazo", se ha explicado Ellis ante varios medios estadounidenses, a los que ha añadido: "Quizás crucé la frontera, tal vez fui demasiado amigable o familiar, pero nuevamente, me disculpo".

Además, por la bromita de la cadena de comida mexicana, también se ha disculpado: "Personalmente y sinceramente me disculpo con Ariana, sus admiradores y toda la comunidad hispana", aunque, visto lo visto, sigue sin saber muy bien de dónde ha salido Ariana... Su apellido Grande le viene de Italia, por parte materna.

Fuera como fuere, las disculpas, en estos casos, nunca están de más, aunque... Ahorrándonos los manoseos, acabaríamos antes, ¿no te parece?