GTRES

Anna Faris flipa con la prometida de Chris Pratt

Le flipa tanto que quiere casarlos.

CUORE.ES -

Chris Pratt (40) y Anna Faris les están haciendo la competencia a Gwyneth Paltrow y otro famoso Chris, en este caso Martin, por el título de la expareja mejor avenida de la crónica social.

Los dos actores han fijado incluso por escrito en los documentos legales con que oficializaron su divorcio en noviembre de 2017 que seguirían viviendo a menos de ocho kilómetros de distancia el uno del otro para seguir educando juntos a su hijo de seis años, y su intención ahora es incorporar por completo a esa dinámica de familia moderna a la futura mujer de él: Katherine Schwarzenegger.

Así lo acaba de confirmar la propia  actriz en su podcast 'Anna Faris Is Unqualified' para aclarar que la joven escritora cuenta de sobra con su visto bueno.

"Chris me envió un mensaje esta mañana para decirme, ya sabes, que le había pedido a Katherine que se casara con él la noche anterior. Y le dije que me parecía maravilloso, y le respondí además: 'Por si no lo recuerdas, he sido ordenada ministra", ha revelado... Así que solo faltaría que ella misma oficiase la boda.

 

Anna, que fue una de las primeras en felicitar a la pareja por su compromiso en la publicación de Instagram con que el actor dio a conocer la buena noticia, no ve más que ventajas en que su ex vaya a pasar una vez más por el altar, en especial porque lo hará con una mujer que ella considera una persona excepcional.

"Soy una firme defensora de la idea de expandir la familia y sobre todo el cariño que recibe Jack. Estoy encantada, todos estamos muy contentos", ha insistido, antes de aclarar que su ex le había puesto al corriente de sus planes de dar un paso tan importante en su relación con la hija de Arnold Schwarzenegger. "Sabía que iba a suceder. Les quiero mucho, tanto a él como a ella. Y me alegro un montón de que se hayan encontrado. Son unas personas jodi**mente maravillosas y la pura verdad es que no hay ningún tipo de tensión o resentimiento".

Pues vaya buen rollo... Desde luego, los famosos están totalmente hechos de otra pasta.