nanitita / INSTAGRAM

Anna Castillo está muy de bajona... ¡Pero la interpretación no la abandona!

Se lo ha contado a Pablo Motos.

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

'El Hormiguero 3.0' está a tope con invitados (aunque sea virtualmente) que nos hacen el confinamiento un poquito más llevadero... Ayer le tocó a Anna Castillo (26) y la actriz dio su versión más sincera de cómo se está sintiendo estos días.

Anna no tenía un testimonio muy espereranzador pero, seamos sinceras, sí muy identificador. El presentador le preguntó si tenía muchos "momentos de llorar" a lo que la catalana respondió sin tapujos: "Sí, tengo mazo de momentos de bajón por muchas cosas. Por suerte, mi familia y la gente cercana está sana, pero tengo momentos de que no entiendo nada y lo paso un poco regulero".

Pero aunque no todos los días son los mejores para ella, sí que desveló un proyecto que está llevando a cabo y que no nos puede gustar más. Anna está grabando todo su confinamiento y la evolución de la pandemia en unas cintas que en un futuro quiere enseñar a sus nietos. "Tengo una cámara de los 90 con cintas y cada día grabo un poquito. Pero estoy haciendo trampas porque los momentos malos no los estoy grabando. Cuando estoy jodida, no se me ocurre ponerme a grabar", decía.

Y como al resto de los mortales que ahora mismo están en sus casas (dicese medio mundo) a Anna Castillo también le ha picado el gusanillo de creerse Masterchef. "Me han dicho que estás cocinando cosas riquísimas y muy sanas, pero no sé si la frase pega", decía Pablo Motos.

"Tengo de todo. Cosas riquísimas no sanas, comida sana que me ha quedado malísima, y alimentos medio sanos que me han quedado bastante bien", conestaba Anna entre risas.

Ya metidos en faena Pablo le preguntaba cuál había sido el mejor plato que había cocinado durante la cuarentena a lo que Anna le sorprendía con su respuesta. "El otro día hice unas carrilleras... Nunca las había cocinado y cuando fui al supermercado las encargué. Me lo curré mazo, las tuve tres horas a fuego lento y me quedaron, para mojar pan". ¡Se nos hace la boca agua!