USG / GTRES

El aniversario de Alice Campello y Álvaro Morata hará que te salgan corazones por los ojos

¡Qué derroche de amor, cuánta locura!

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Vale, después de que veas la celebración de aniversario que Álvaro Morata le ha preparado a Alice Campello, tus expectativas se van a elevar por las nubes y vas a desear que tu pareja haga lo mismo contigo. Pero un poquito de perspectiva por favor, que lo que estás a punto de presenciar es una película romántica hecha realidad, algo así como juntar 'Pretty Woman' (olvidándonos de la prostitución) con 'American Beauty' (olvidándonos de Kevin Spacey).

via GIPHY

Verás, el jugador de fútbol y la modelo cumplen tres añitos de casados y lo suyo sigue siento taaaaan bonito y endulcorado como el primer día. Ha sido la italiana la encargada de enseñarnos la sorpresa que su marido le tenía preparada. Primero ha hecho un camino de pétalos de rosas hasta su dormitorio y al llegar allí: ¡más rosas! Sobre la cama, en el suelo, en jarrones... Por todos lados hay rosas rojas y en las sábanas se puede leer: "ti amo", escrito con rosas, claro.

Georgina Rodríguez (26)Violeta Mangriñán (26) o Melissa Jiménez, son algunas de las famosas que han respondido al vídeo que Alice ha compartido en Instagram y seguro que están deseando que lleguen sus aniversarios (aunque sea de novios). Por ahí algún seguidor ha escrito: "Pon un Morata en tu vida" y desde luego que si te gustan este tipo de detalles, sería el indicado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🥰❤️ 3 anni 💍❤️👰

Una publicación compartida por Alice Campello-Morata (@alicecampello) el

Pero no vayas tu a pensar que varios kilos de rosas (las tiene que haber comprado así, no por docenas) han sido el único regalo que Álvaro le ha hecho a su churri, por supuesto que no. La modelo muestra un pedazo de pedrusco que aparenta ser un zafiro, para que ella lo engarce como y donde quiera y por ahí lo comparan con el anillo que luce Kate Middleton y que perteneció a su suegra, Diana de Gales.

Como ves, no se le escapó un solo detalle y de los niños no vimos ni rastro así que suponemos que la celebración terminó también muy bien (guiño, guiño).