GTRES

Anabel Pantoja y su pillada sobaquera: un AARG!! como un pino

Un momento pantojil en toda regla.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Te acuerdas de cuando a Isabel Pantoja, una de las grandes de España, se le antojó comer un sándwich en el súper antes de haber pasado por caja? Pues eso. Da la sensación que la familia Pantoja se toma unas libertades en los supermercados que no son las más... Convencionales.

La última en ser pillada ha sido Anabel Pantoja, la 'sobrinísima', la que tantos momentos nos ha dado en 'Sálvame Okupa'. Pues bien, Anabel Pantoja llegó al súper con una misión en mente: echarse desodorante. Esto mientras su tía sigue viviendo la vida mártir en una playa perdida de Honduras. Alguien la ha grabado, y zasca, el vídeo llegó a Telecinco (como todo lo bueno). Y qué se puede ver exactamente, dirás tú. Anabel entra en la sección de perfumería, coge un desodorante de la estantería, mira a ambos lados, y tras comprobar que no hay ni Dios mirándola, se echa desodorante para después devolverlo a la estantería. Esto sin pedir permiso ni haberlo pagado. Lo que viene siendo un ahorrillo, vamos.

Aunque lo mejor del momento es que Anabel lo ha visto en directo, en 'Sálvame'. Como dice el reportero en el vídeo que se le ha enseñado a Anabel, ¿qué extraña fuerza sobrehumana lleva a los Pantoja a realizar acciones cotidianas en los sitios públicos?" ¿Y qué habrá pensado la persona que compró el desodorante al llegar a casa y darse cuenta de que llevaba impregnado el ADN pantojil? A estas y otras preguntas solo Anabel podrá contestar. Aunque tampoco se la ha visto avergonzada... Se lo ha tomado con muchísimo humor, sonriendo mientras veía las imágenes.

Anabel, mientras tanto, aprovecha para apoyar a su tía en redes.

Eso sí, Anabel reconoció el error y hasta pronunció algo parecido a una explicación: "Lo hice porque no tenía otro remedio", dijo mientras sus compañeros se burlaban (que tire la primera piedra quien nunca hizo nada parecido).

Y añadió: "Quiero confesar que muchas veces soy de las que va al aeropuerto y se echa mucha colonia en las tiendas. Es un supermercado que estaba abriendo ese día y no se podía comprar nada porque era la inauguración. No estaba abierto al público y no lo podía comprar. Yo quería haberme llevado dos, porque había dos por uno", continuó explicando Anabel. Ya sabéis lo que se dice en esta familia: Si la queréis, creedla. Ya verás la cara de Isabel cuando vea todo lo que están haciendo los suyos mientras ella sigue luchando por mantenerse a flote en los Cayos Cochinos.