Victor J Blanco / GTRES

Amaia Salamanca celebra los nueve años de su boda 'real'

Ha llovido mucho desde entonces.

CUORE.ES -

Han pasado ya nueve años desde que Amaia Salamanca (33) y Fernando Gil se pusieran en la piel de los entonces príncipes de Asturias para recrear en televisión la vida privada de la familia real, esa entrañable historia de amor que ambos vivieron en secreto y que más tarde desembocaría en la gran boda de 2004.

Para conmemorar la efeméride, la actriz madrileña no ha dudado en echar mano de su sentido del humor al compartir un vídeo en el que ambos aparecen caracterizados como sus respectivos personajes y participando en una sesión de fotos promocionales para la serie. ¡Menuda fotaza! En el momento en que terminan de posar, los dos lanzan una sonrisa a la cámara y comienzan a bailar de una forma un tanto cómica al ritmo de la pegadiza canción 'El Tiburón'.

"¡Aquí la 'after party' de mi boda ficticia con Fernando Gil hace ya nueve años! Cositas que te encuentras en el ordenador... #Exclusiva", ha bromeado la actriz de 33 años en su cuenta de Instagram, donde ha publicado este impagable documento gráfico.

Como una reina

 

En los nueve años que han pasado desde estas imágenes, la vida de Amaia Salamanca ha pegado un cambio radical y no solo en lo estrictamente profesional. A día de hoy, la actriz compagina apariciones televisivas con trabajos en cine y teatro. También se destaca como la orgullosa madre de tres niños pequeños junto a su pareja, el empresario Rosauro Varo. Lo único que no se ha visto alterado en todo este tiempo son las escasas ganas que tiene de protagonizar su propia boda. 

"Mis peques están muy bien y muy felices, y, por supuesto, yo mucho con ellos. Estoy encantada como supermami", aseguraba la artista meses atrás a su paso por la fiesta del décimo aniversario de la productora televisiva Bambú.

Al ser interrogada sobre su propia boda, Amaia se justificó con argumentos económicos. "No me dan nada de envidia las bodas ajenas. ¡Una celebración cuesta muchísimo! Prefiero que las celebren otros y que nosotros podamos disfrutarlas", señalaba en tono divertido.