GIM / GTRES

Alejandra Rubio ya no es morena... ¡pero tampoco rubia!

Cambio de look marchando.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

La pandemia es para cambiar de look. O no, pero lo que es bien cierto es que algunas famosas están aprovechando estos raros tiempos que estamos viviendo para probar nuevas aventuras 'beauty'. Así pues, y sin pensárselo dos veces (porque si no estás 'locuras' no se hacen nunca), Alejandra Rubio, hija de Terelu Campos, se ha puesto en manos de su estilista de confianza y se ha lanzado al lado 'rojo' de la vida. Sí, la influencer ha decidido probar suerte con un color que la verdad le favorece bastante.

"Estoy flipando", decía ella misma a través de un texto cuando decidía grabarse junto a su colorista para compartirlo después en sus Stories en su cuenta de Instagram (donde cuenta ya con más de 200.000 seguidores). 

INSTAGRAM

Y bueno, lo cierto es que es para flipar porque está guapísima, las cosas como son. Además, enseguida sus seguidores le encontraron un parecido mucho más que razonable.

INSTAGRAM

Minipunto para ella, para sus seguidores y ya que estamos minipunto también para su abuela, María Teresa Campos, quien recientemente llamó al orden a los medios de comunicación y a la gente en general porque no está dispuesta a que le sigan dando la tabarra con el tema de su fallida relación con Edmundo Arrocet.

Así pues, María Teresa se sentó hace una semana en en el plató de 'Sálvame Deluxe' para poner los puntos sobre las 'íes' y zanjar esta relación sentimental de cara al público de una vez por todas. "Estoy hasta las narices. Que no se vendan mentiras, cuantos menos enemigos mejor. Lo mejor de mi vida son mis hijas, que son maravillosas". 

"Desde hace semanas estoy recibiendo mensajes de presuntos compañeros y no dejan de preguntarme sobre un acercamiento con Edmundo. He llegado a recibir un mensaje creyendo que era él y ¡esto es un acoso!", decía indignadísima (y con razón, apuntamos nosotros). 

"Nunca jamás voy a permitir que se hable mal de Edmundo. En mi casa no falta nada, no voy a permitir que se diga esa mezquindad tan grande de Edmundo Arrocet, aunque ya no esté con él. No se ha llevado nada y cuando estoy en mi casa solo veo cosas que me ha regalado él", le decía muy enfadada a Jorge Javier Vázquez. Además, y mirando a cámara, María Teresa Campos dejaba claro que "esta es una etapa de mi vida cerrada y espero que se abra la frontera para que pase gente y me dé nuevas ilusiones".

Nosotros desde aquí solo podemos decir una cosa: Mari Tere, ¡presidenta!