247PAPS.TV / GTRES

Aaron Carter tuitea mientras espera el resultado del test de embarazo

Es la única explicación posible.

CUORE.ES -

El último año no ha sido precisamente fácil para Aaron Carter: a la ruptura de su relación sentimental tras ser arrestado junto a su entonces novia por conducir supuestamente bajo los efectos del alcohol se sumó el inesperado revuelo (al menos para él) que causó su anuncio de que le gustaban hombres y mujeres por igual y su posterior ingreso en rehabilitación para lidiar con su adicción a los calmantes, pero parece haber encontrado por fin la estabilidad junto su nueva novia, la modelo y cantante Lina Valentina.

De hecho, Aaron ha dado a entender que ambos estarían preparándose para dar la bienvenida a su primer hijo en común y pasar más pronto que tarde por el altar.

"Estoy en un estado mental, físico y emocional maravilloso. Por fin me he comprado mi primera casa y muy pronto le voy a pedir a mi novia que se case conmigo. Y puede que estemos incluso embarazados...", ha comentado en Twitter.

El test de embarazo, ¿pa' qué?

Pero si pensabas que Aaron se había quedado ahí, es que no lo conoces en absoluto. En muchos otros de sus tuits, en los que respondía a las dudas de sus seguidores acerca de su próxima gira por Europa y la inesperada cancelación de sus conciertos en Reino Unido, no ha parado de hacer referencias al importante anuncio que realizará muy pronto y de incluir emoticonos de bebés y anillos para completar los mensajes en plan "atad cabos".

"Me siento genial y Lina y yo estamos locamente enamorados, tanto que no podemos quitarnos las manos de encima, ¡nunca! Tenemos una casa preciosa y una noticia muy emocionante que compartiremos pronto. Feliz Acción de Gracias a todos y recordad; sed buenos con los demás".

 

"La gente solo quiere verme caer, pero eso no va a suceder. Tengo una mujer encantadora a mi lado y estamos muy emocionados ante el futuro y la familia que vamos a crear juntos", aseguraba en otro mensaje.

Lo cierto es que Aaron ya había comentado en el pasado que, tras cumplir los 30, había comenzado a plantearse seriamente la posibilidad de ser padre recurriendo a la adopción, aunque en el fondo siempre acababa aplazando esos planes debido a los contratiempos sufridos.