LVt / SplashNews.com / GTRES

Un AARG!! por la dentadura de diamantes de Kim Kardashian

Madre del amor hermoso.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Todos prevenidos porque parece ser que una de las modas más horribles y antiestéticas de los famosos (en nuestra humilde opinión) vuelve a la carga. Bueno, realmente nunca se fue, pero ahora es Kim Kardashian (38) la que deja claro que si no tienes una dentadura de diamantes, no eres nadie. Mientras esperan la llegada del que será su cuarto hijo (vía gestación subrogada), Kanye West (41) y su mujer nos siguen demostrando que el dinero está para gastarlo. 

De hecho, fue estas Navidades cuando el rapero compró una pedazo de casa valorada en 14 millones de dólares en Miami. Que por si no hace ya de por sí buen clima en Los Ángeles, pues por tener un plan B inmobiliario y no perder el moreno. Así pues, y tirando de tarjeta de crédito, ahora Kim Kardashian ha adquirido una dentadura de diamantes. Exacto. 

Eso sí, solo ha encargado la parte de abajo. En la de arriba ha optado por ponerse una cruz en medio de las palas. ¿Nos gusta? Pues hombre, lo vemos un poco 'too much' y nos daría bastante repelús morder un bocata de chorizo con eso puesto en la boca. Pero juzgad vosotros mismos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

new grillz

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

¡Tachán!  "New Grillz", ha escrito Kim junto a esta instantánea. ¿Qué es 'Grillz'? Pues venga, hoy en Cuore vamos a aprender un poco de historia urbana. Se utiliza este término en la cultura 'hip hop' para designar a este tipo de joyería 'bling-bling' que popularizaron los artistas del gangsta hip hop a principios de los años 80. Sin embargo, su uso se extendió y ahora artistas como Pharrell, Beyoncé o Jay-Z los utilizan. 

Además, Kim Kardashian se lo ha comprado a uno de los diseñadores de 'grillz' más demandados del momento, Dolly Cohen, que elabora ¿maravillas? como está para, por ejemplo, J. Balvin. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

💎 @jbalvin 💎

Una publicación compartida de Dolly Cohen (@dollycohen) el

No queremos ni imaginarnos su precio.