Supervivientes / TWITTER

La isla de 'las maluras': Violeta evacuada y... ¡Parraque de la Pantoja!

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Dicen los expertos que sobrevivir en una isla desierta es mucho más complicado de lo que parece, sobre todo si no uno no logra tranquilizarse. La soledad, el aislamiento y la ansiedad pueden jugarte una mala pasada. Si a eso le añades un aparato digestivo un pelín sensible, pues tienes todas las papeletas para pasarlo regulero en un concurso como este. En 'Supervivientes', los hay más fuertes que una torre de acero, pero también nos estamos encontrando a concursantes en apuros: a Violeta la han vuelto a evacuar por una fuerte bajada de tensión y a la Pantoja le ha entrado un ataque de ansiedad de los buenos. Hasta Cantora, en Cádiz, habrá llegado su llanto. 

Vayamos por partes, y empecemos por contarte qué es lo que le está pasando a la extronista. Sucede que Violeta lleva todo el concurso con problemas de salud. Nada serio, pero necesita cuidados médicos. La extremas condiciones en las que se encuentra le están pasando factura a nivel del aparato digestivo. A un hospital cercano han tenido que trasladarla debido a unos mareos. Le había bajado muchísimo la tensión y urgía hidratarla. ¡No la hemos visto en toda la gala! No es la primera vez que esto le pasa, además.

"Violeta estará en observación durante una hora y el equipo médico decidirá si continúa su concurso en 'Supervivientes'", así nos lo contaba Lara Álvarez al principio de la gala del jueves. Tocaba expulsión y nuevas nominaciones. La de Valencia se ha salvado pero no ha regresado al concurso. "Será trasladada a un hotel donde se le proporcionará comida hasta que los médicos lo estimen y esté totalmente recuperada", volvía a anunciar Lara al final de la emisión, subrayando también que Violeta está totalmente fuera de peligro. Dentro de poco volveremos a verla calentar las aguas de Honduras.

Vale, muy bien. A la de 'MYHYV' lo que le falta es comida, pero a la Pantoja al hambre se le ha 'juntao' un chungo de los que se curan con pastillas. Lloró, lloró, lloró y gritó. Un montón, además. Para consolarla, Omar Montes (que ahora la adora casi más que a su propia madre). Omar y Mónica Hoyos, su nueva BFF. A ver, normal, sabíamos desde el principio que esto iba a pasar, ¿o no?

Y de qué iba el llanto, te estarás preguntando. Pues la tonadillera lo ha explicado todo en la gala del jueves. Sin emplear jamás la palabra 'cárcel', ha contado, sollozando, lo mucho que le cuesta estar privada de su libertad. Esto a raíz de la condena que ha cumplido en una institución penitenciaria, ¿'remember?

En España, sentadito en el plató, estaba su hijo, Kiko Rivera, visiblemente preocupado por mami. "A ver, os voy a ser sincero. Lo que quiero es que la echen ya. No lo está pasando bien", dijo de forma tajante. Aunque la 'Panto' quiere seguir y la visita de su hija, Chabelita, parece haberle dado ánimos para seguir.