My candy price

El roscón de Reyes nos encanta, pero si es rosa, ¡todavía más!

Esto es muy CUORE.

CARLA LÓPEZ | CUORE.ES -

Por si no fuesen pocos los dulces que hemos comido en Navidad... Llegan sus majestades de Oriente y no podemos perder la costumbre de comer el esperado Roscón de Reyes que tanto nos gusta (y tantas calorías nos da). 

Pero este año, nos tiramos a la piscina y pasamos del típico bollo de siempre con nata blanca. Vamos a innovar: el roscón va tener un color especial, nada más y nada menos que ¡¡ROSA!! 

Una receta de lo más original y cool para personalizar tu propio roscón y ser tú tu propia repostera. Entre su aspecto de color rosa y su olor, sin duda, no hay quien se resista a probarlo. Se nos cae la baba...

 

¿Irresistible no? Pues bien, te contamos cuáles son sus ingredientes y cómo se hace para que sorprendas con esta novedad tan cuqui gracias a la receta de la pastelería My Candy Prince: con un toque muy ligero de frambuesa y azúcar caramelizada que le da el precioso color rosa. ¡Coge papel y boli, y apunta!

Ingredientes:

-450 gramos de harina 

-150 gramos de leche

-2 huevos

-76 gramos de azúcar

-38 gramos de agua

-30 gramos de miel

-7 gramos de sal

-3.5 gramos de levadura seca de panadero (si es para masas dulces mejor)

-76 gramos de mantequilla

-1 cucharada de pétalos de rosas

Decoración:

-1 huevo para pintar

-Azúcar granulado

-Láminas de almendra

-Pétalos de rosas

-Gominolas rosas

Para el relleno:

-500 gramos de nata de frambuesa con un 35.1 m.g.

-75 gramos de azúcar glas

-1/2 cucharada de aroma de rosas

-Una pizca de colorante rosa (pigmento de frambuesa)

 

Una vez listos todos los ingredientes, toca ponerse manos a la obra. Nos ponemos el delantal, preparamos los utensilios y allá vamos. Receta fácil y sencilla. 

Primero vamos a por la masa. Echamos en un recipiente 150gr de harina, un poco de leche y un poco de levadura en polvo. Mezclamos todo bien y dejamos reposar un par de horas para que fermente.

Mientras, vamos haciendo el azúcar glas aromatizado. En la thermomix ponemos todo el azúcar con los pétalos de rosas y molemos hasta estar listo.

En un bol nuevo colocamos los huevos, el azúcar glas, la leche que queda, la miel, la sal, el agua de rosas y removemos todo. Añadimos también la harina restante y mezclamos de manera suave. Una vez hecho dejamos reposar un ahora aproximadamente.

A ese mismo bol le añadimos la masa que teníamos fermentando y la levadura restante, y amasamos durante unos cinco minutos más. Le echamos la mantequilla, y a remover hasta que la masa no se pegue a las paredes del recipiente. Hacemos la masa una pelota y la metemos en la nevera: para que no se pegue al bol echamos un pelín de aceite.

Ahora toca forrar con papel las bandejas del horno donde vamos a poner los roscones. Ponemos harina, sacamos la masa de la nevera y una vez haya cogido temperatura ambiente, la dividimos en dos bolas. Hacemos un agujerito con el dedo en medio y vamos haciéndolo muy grande. Que si no cuando crezca la masa nos quedamos sin agujero y vaya roscón...

Pintamos con una brocha el huevo batido para darle un mejor aspecto de presentación y lo dejamos reposar 2h. 

Una vez haya reposado toca adornar con azúcar y en vez de ponerle fruta, le vamos a poner gominolas rositas, láminas de almendra, pétalos de rosas y azúcar granulado. 

Así está listo para ser horneado durante unos 20 minutos a 180º. 

Para el relleno de nata aromatizada con agua de rosas:

Primero ponemos la nata fría en un cuenco, comenzamos a batir, para que salga ese color rosita hay que echarle colorante, en este caso, pigmento de FRAMBUESA. Menuda pintaza. 

Cuando se empiece a espesar, añadimos azúcar glas y la cucharadita de agua de rosas y a seguir batiendo. 

Ahora toca rellenar el roscón. Una vez bien enfriado cortamos con mucho cuidado para que quede a nivel y ponemos la nata en una manga pastelera para que quede bonita al colocarla y volvemos a tapar el roscón. 

(Puedes verlo más detallado aquí.)

¿Qué te ha parecido? ¿Te atreves a hacerlo?