Lapee_dk / INSTAGRAM

Se acabó lo de hacer cola en los festivales y saraos: nuevos baños para chicas

Ya era hora, ¿no?

CUORE.ES -

Una de las odiseas más grandes que tenemos las mujeres en un festival de música o en los típicos eventos que se celebran a pie de calle es la de ir al baño, sin duda alguna. Pero, gracias a este nuevo diseño de los urinarios femeninos, la cosa podría cambiar radicalmente. Una arquitecta francesa que vive en Copenhague se ha decidido a facilitarnos la vida con su proyecto.

La empresaria, de tan solo 25 años, acaba de testar sus primeros prototipos en un festival danés, el 'Roskilde', y ha tenido muy buena acogida por el público. El aparato consiste en una espiral, industrial, que contiene tres baños de una pieza. Cada cubículo está abierto, no tiene puerta, pero tampoco la necesita porque con la forma que tiene esconde perfectamente a quien lo utiliza.

Lapee, así se llama el invento, está pensado para adaptarse a la anotomía de las mujeres, ¿estamos de acuerdo en que los policlines no son lo más cómodo ni apetecible del mundo, verdad? Pero este baño portátil tiene mejor pinta puesto que sólo hay que apuntar en un agujero que está en relieve y a una altura superior para que resulte más sencillo de utilizar.

La diseñadora, Gina Périer, ha querido aclarar que "no era tan complicado fabricar un urinario para mujeres. Lo que pasa es que es algo que fue diseñado por hombres y solo piensan en ellos mismos".

Pero lo más interesante de todo, por su parte, ha sido descubrir la opinión de aquellas mujeres que lo han testado. Ha habido muchas que se han lanzado a las redes para agradecerle su labor, según cuenta la creadora: "Nos han inundado de mensajes de Instagram. Todos decían que "por fin, habían hecho algo para nosotros", porque la situación de orinar en festival es muy humillante para las mujeres" afirmaba.

Aunque no todas las opiniones fueron buenas, ya que algunas usuarios lo encontraron incómodo: "En mi opinión, hay que estar un poco borracha para utilizarlo" sentencia Ida Biomberg de 18 años.

Mucha gente se preguntará en qué momento se te ocurre diseñar esto, la verdad. Pues resulta que Périer trabajó en un festival como voluntaria junto a un compañero, Alexander Egebjerg (con quién ha fundado la empresa), y se dieron cuenta de que había que hacer algo con el olor de esos sitios y las colas tan largas que tienen que hacer las mujeres para poder hacer pis: "Queríamos crear la versión femenina de un producto que existe en todo el mundo" ha explicado.

Así que ahora solo nos queda esperar a que se exporte y podamos probarlo aquí, en España.