@inigoaguas / INSTAGRAM

'Los cuerpos de la habitación roja': dos hombres, amor y... ¡Mucho sexo! (Entrevistamos a Iñigo Aguas)

Estamos enganchadísimas a la primera novela homo-erótica juvenil publicada en nuestro país .

ALBA ARMIDA | CUORE.ES -

Cuando pensabas que lo habías leído todo llega Iñigo Aguas y BANG! Este pamplonica descubre en su primera novela 'Los cuerpos de la habitación roja', una realidad que mucha gente desconoce.

'Los cuerpos de la habitación roja' está narrado de forma ágil y vibrante. No hace falta tener 20 años, ser gay y que te cueste dar el paso de aceptar tu identidad sexual para sentirte identificado con el protagonista. Porque sí, aunque uno de los puntos fuertes de esta novela es el lenguaje explícito con el que se narran las relaciones sexuales del prota, al final Eric experimenta unas vivencias y unas situaciones con las que muchos hemos tenido que lidiar en algún momento de nuestras vidas. Amistad, amor, familia, venganza, vergüenza… todos estos elementos forman parte de 'Los cuerpos de la habitación roja', primera parte de la bilogía 'Los cuerpos', que se cerrará con 'Los cuerpos de las últimas veces'.

Iñigo Aguas se adentra en la ficción con 'Los cuerpos de la habitación roja'. | D.R.

Iñigo Aguas estudia Publicidad y Relaciones Públicas, podríamos calificarlo como influencer (tiene más de 17.000 seguidores en Instagram) y puede presumir, pese a su juventud, de tener dos publicaciones en el mercado. La primera, el poemario 'Lo prometido es duda' y la segunda, 'Los cuerpos de la habitación roja', publicado por Cross Books.

'Los cuerpos de la habitación roja' está publicado por Cross Books. | D.R.

Hemos charlado con él sobre su primera novela y esto es lo que nos ha contado:

- ¿Cómo surge la idea de 'Los cuerpos de la habitación roja'?

Se me ocurrió una historia entre dos chicos con personalidades muy distintas, pero con un secreto en común. Y decidí que, a la hora de escribirla, no iba a marcarme ningún límite de los que estaba acostumbrado cuando leía historias entre chico y chico. Quería crear escenas muy explícitas, experimentar, ver hasta dónde me llevaban los personajes sin miedo a que fuese a ir demasiado lejos, porque en la novela erótica entre un chico y una chica veía que no había límites y yo quería lo mismo para esta historia.

- ¿Eras consumidor de novela erótica?

Sí. Empecé a interesarme por la novela erótica a partir del boom de '50 Sombras de Grey', aunque reconozco que ese libro no termine de leerlo porque no era para mí.

- ¿Qué feedback has recibido por parte del público?, ¿cuál ha sido el mejor piropo que has recibido?

Muy muy bueno. Jamás imaginé que iba a recibir tanto cariño por parte de los lectores y que les engancharía tanto, porque al final, cuando haces tantas revisiones de una misma historia llega un momento en el que ya no sabes si lo que estás corrigiendo engancha o no, y ver que tanta gente te escribe para decirte que la novela es adictiva es todo un piropo.

Sin duda, si tengo que quedarme con el mejor piropo, este sería el de una lectora que me confesó tener el libro apoyado entre las piernas mientras conducía, y que en los segundos que tenía cuando el semáforo estaba en rojo aprovechaba para leer una página más, antes de volver a guardar el libro y esperar al siguiente paso de cebra.

- ¿Te ha sido difícil recrear escenas sexuales entre hombres?, ¿contabas con algún referente literario?

Recrear escenas sexuales fue lo más difícil de la novela, porque tenía que conseguir que cada una de ellas fuese distinta una de otras, para evitar repeticiones. Sobre todo, quería escribir de una forma muy explícita, pero sin llegar a resultar vulgar.

Elísabet Benavent, Sylvia Day y Megan Maxwell son mis referentes en la literatura erótica.

- En la segunda parte, ¿vamos a poder respirar tranquilos?

En la segunda parte llevo a los personajes al límite. Y hasta ahí puedo contar…

- ¿Crees en los finales felices?

Por supuesto. Aunque también creo que una historia nunca llega a terminar del todo.

- Son personajes de ficción pero… ¿hay vivencias tuyas o miedos (con respecto a secretos familiares, relaciones entre hermanos, etc…) que hayas podido sentir?

Sí. Alex y Eric reflejan el miedo que empecé a tener al fijarme en alguien de mi mismo sexo, porque era algo que no se correspondía con lo que la sociedad me había enseñado. Llegué a creer que tenía que sentirme mal por sentir atracción por otro chico. Que no estaba bien. Tenía miedo de decepcionar a mi familia y mis amigos.

- Antes se decía eso de que había que escribir un libro, tener un hijo y plantar un árbol… El libro ya lo tienes… ¿cuáles son tus metas?

Mi próxima meta es terminar trabajando en una editorial y conseguir que la novela funcione. Me encantaría que hiciesen una serie para Netflix… ¡Hay que soñar a lo grande!

Iñigo muchas gracias por tu tiempo y por tu valentía a la hora de escribir una novela de estas características. En cuore te esperamos para hablar de la segunda parte cuando salga. ¡Estamos deseando leerla!