@masterchef_es / INSTAGRAM

El poliamor llega a 'MasterChef Celebrity'

Dos despedidas y una repesca de lo más explosiva.

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Nos hemos reído mucho durante el séptimo programa de 'MasterChef Celebrity' gracias a los morreos locos entre todos y a la carrera sexy de una repescada que promete darlo todo: Ana Obregón. Pero también ha habido lágrimas y por partida doble ya que han sido dos los participantes que han abandonado el programa.

Empecemos por lo chungo, las expulsiones. Por un lado Almudena Cid, que no ha estado a la altura con un plato de pasta y la han invitado a colgar su delantal:  “No he conseguido integrarme bien, lo reconozco. Pero he luchado mucho para que todo saliera adelante”, ha reconocido la gimnasta entre sollozos cuando Pepe le ha hecho la entrevista final.

La segunda en abandonar ha sido una de las grandes: Ana Milán, que ha tenido un mal día con un plato que le ha dedicado a Mónica Naranjo, una de sus 'BFF'. Los huevos de codorniz le han jugado una mala pasada y el jurado, que ha tenido que decidir entre ella y Boris Izaguirre, la ha elegido a ella: Me he bloqueado por completo, no sabía que hacer, no pienso comer más huevos de codorniz en mi vida”, nos ha contado Ana que ha dejado a todos tristísimos. 

Pero uno de los momentos que jamás olvidaremos, lo ha protagonizado Ana Obregón, que ha vuelto al programa y nos confiesa que ha estado cocinando mucho en casa para poder dar  ser mejor en los fogones del 'talent show'. La bióloga, junto con Yolanda Ramos, se han marcado una carrera sexy que no te puedes perder.

Lo cierto es que en general ha sido un programa lleno de amor, o mejor dicho de poliamor, algo que ha Tamara Falcó la tiene totalmente trastornada. Los besos van y vienen indistintamente de si son hombres, mujeres, jurado o concursantes y la única que ha logrado librarse ha sido la más pija de España, aunque ya se puede ir cuidando porque Anabel Alonso se la tiene jurada y promete plantarle un pico al más mínimo descuido. 

Y si tenemos que elegir un beso nos quedamos con el que se han dado Jordi y Félix, que ha despertado verdaderas pasiones en Twitter por guapos, por estupendos y por ser protagonistas de una masculinidad no tóxica, decían por ahí. ¡Va por ti, amigui!